Cayetana Guillén Cuervo: «Las mujeres nos sentimos culpables todo el rato»

Cayetana Guillén Cuervo
Cayetana Guillén Cuervo

Cayetana Guillén Cuervo regresa al teatro con “Hedda Gabler” en la piel de una mujer de finales del siglo XIX “inteligente”, “contradictoria” e insatisfecha, como le ocurre hoy a muchas féminas “siempre pidiendo perdón por todo” y que se sienten “culpables todo el rato”, dice la actriz en una entrevista con Efe.

“Me gustaría que fuera un homenaje a la mujer inteligente que quiere cumplir sus deseos y que quiere vivir como ella desea. Me conformaría con que Hedda le dé un toque de atención a esa mujer”, ha dicho Guillén Cuervo sobre su personaje de Hedda Gabler en el montaje que estrena este viernes en el Teatro María Guerrero de Madrid.

Para Guillén Cuervo (Madrid, 1969), este personaje, creado a finales del siglo XIX por el dramaturgo Henrik Ibsen, es “una de las naturalezas más complejas de la historia del teatro” y, a su juicio, una persona “a la que es necesario entender”.

“Hedda Gabler es una mujer encerrada en los condicionantes sociales que le impone su vida y que no puede desarrollar sus actitudes y su talento”, ha explicado la madrileña, quien considerado a Ibsen “un gran revolucionario”.

“Se atrevió en actitudes en la mujer que nadie contemplaba y que eran muy cuestionadas -ha añadido-, como Nora de ‘Casa de muñecas’, que da un portazo y abandona a sus hijos”.

En este sentido, la actriz ha indicado que “Hedda Gabler” aspira a ser “un montaje muy honesto con lo que Ibsen pretendía” y, por ello, los actores “afrontan” sus personajes intentando “echar luz” sobre las razones que tiene cada uno para actuar de una manera.

“Si conseguimos esto, Hedda podrá ser un personaje querible”, ha contado Guillén Cuervo, porque en esta versión, firmada por Yolanda Pallín, han sido capaces de “iluminar un poco a la heroína romántica”.

Guillén Cuervo comparte las tablas con José Luis Alcobendas, Ernesto Arias, Jacobo Dicenta y Verónika Moral.

La madrileña ha explicado que siempre se ha representado a Hedda como “una loca o una niña mimada y aburrida” y “no es nada de eso”, sino una mujer a la que el inconformismo “le explota en las manos” porque quiere desarrollarse en una sociedad que no se lo permite.

En opinión de la actriz, sería “un triunfo” que su personaje “sacuda un poco a la mujer inteligente, que se dé cuenta que está encerrada en una forma de vida que no quiere” porque las féminas están “aparentemente en un mundo de igualdad” pero “siguen estando ahí” los desequilibrios y las desigualdades.

“Las mujeres seguimos cediendo en casi todo, estamos siempre pidiendo perdón por todo y nos sentimos culpables todo el rato”, ha aseverado Guillén Cuervo, quien ha confesado que ella misma no se escapa de esta afirmación.

“Y, de repente, estos textos te hacen pensar y te hacen un crac en el alma que te sacude, que es la función y la importancia que tienen el teatro y la cultura”, ha dicho.

Mujer polifacética, aunque afirma quedarse con su faceta “interpretativa”, Guillen Cuervo también coordina el protagonismo con la coproducción en “Hedda Gabler”, una tarea que le “encanta” porque le permite poder levantar el proyecto y que su criterio cuente.

Incapaz de elegir entre teatro, cine o televisión (da vida a Irene Larra en “El Ministerio del Tiempo” de La 1), la madrileña ha concluido que “hacer estas cosas” es lo que le ayuda a “seguir existiendo”, porque, si no, “los problemas de la vida te vencen”.

“Hedda Gabler” es una producción del Centro Dramático Nacional, Mucha Calma Producciones y Noviembre Teatro dirigida por Eduardo Vasco y que estará en Madrid hasta el 14 de junio.