Teatro

"La Baltasara": La actriz que vio a Dios

Autoría: Inma Chacón. Dirección: Chani Martín. Intérpretes: Pepa Zaragoza y Nacho Vera. Corral de Comedias de Alcalá de Henares (Clásicos en Alcalá). 30 de julio de 2019.

He aquí cómo una obra sin excesivo fuste conceptual ni dramático puede convertirse en un eficaz juguete teatral merced a una inteligente dirección y a una interpretación arrojada y convincente. Inma Chacón firma el texto de una pieza que trata, sobre todo, de hacer interesantes y entretenidas para cualquier tipo de espectador –sepa mucho o no sepa nada de la historia de nuestro teatro– las vicisitudes que pudieron llevar a una célebre actriz del Siglo de Oro, como fue «La Baltasara», a abandonar de improviso los corrales de comedias y retirarse, tras una especie de revelación divina, a una ermita en la que pasaría ya el resto de su vida. Es precisamente su comprensible pretensión de llegar a un espectro tan amplio del público lo que limita, en cierto modo, un texto en el que la autora se asoma –con mucha gracia, todo hay que decirlo– al mundo interior de la protagonista, pero sin llegar nunca a adentrarse en él con detenimiento, probablemente para no aburrir a quienes no tengan un interés previo en el personaje. La obra, no obstante, logra su objetivo: entretiene y se ve con agrado. Y claro está que en ello es decisiva la manera en la que Chani Martín mueve a la protagonista por el escenario para que haga partícipe al público de su vida. Dejando de lado toda convención naturalista, la actriz Pepa Zaragoza –secundada por un Nacho Vera que aporta una deliciosa música a la función con arreglos muy originales– hace lo que se espera de ella y se gana enseguida al espectador desgranando los recuerdos de su personaje en un derroche de energía que la lleva continuamente a romper la cuarta pared y a variar permanentemente el ritmo de la narración con recurrentes y simpáticas digresiones.