Caso Fuenlabrada. “Somos los que más hemos respetado el protocolo. Llevamos siete test en cuatro días”

El club madrileño reclama un poco de empatía y critica a los rivales que quieren sacar ventaja de un contagio por coronavirus

El Fuenlabrada sigue confinado en un hotel de La Coruña y la moral de los futbolistas no es precisamente alta. No saben hasta cuándo van a estar allí encerrados y se sienten injustamente tratados. «Somos los que más hemos respetado el protocolo y que a nadie se le olvide que somos personas antes que deportistas», cuentan a este periódico desde una de las habitaciones del NH Finisterre. Los jugadores fuenlabreños no tienen mucha información de en qué punto se encuentra el proceso y están preocupados por sus familiares, con los que han convivido hasta que salieron en avión rumbo a Galicia.

De lo único de lo que se lamentan en el club es de haber tenido la mala suerte de «contagiarse con un virus que se ha llevado por delante a más de 30.000 personas en este país». Un argumento que también esgrimió ayer el presidente Jonathan Praena. En el vestuario queda la sensación de que terceros equipos están intentando aprovechar la desgracia del rival para ganar fuera del campo lo que no consiguieron dentro. Y esto va por esos clubes que ya han anunciado recursos a la justicia ordinaria, incluso aunque en su clasificación final en la Liga SmartBank no vaya a influir para nada el choque que queda pendiente por disputarse en Riazor.

«Es imposible que nos digan que hemos cometido negligencias. Desde el sábado llevamos pasados ya siete test», insisten. Es decir una media de una analítica en busca del virus cada doce horas a cada uno de los miembros de la expedición del club del sur de Madrid. Pasaron todos los controles establecidos por el protocolo de la Liga e incluso trabajadores del servicio de salud de la Xunta de Galicia también se personaron para hacer sus propios test. Lo curioso es que en esa ocasión algunos positivos resultaron negativos y viceversa.

El presidente, Jonathan Praena, denunciaba una falta de empatía más que con la institución, con sus futbolistas: «Lo deportivo es importante, pero ante todo están las personas y la salud. Luego puedes pelear por algo secundario como una Liga de 24 o un playoff de 80 equipos, pero lo primero debe ser la salud», se quejaba. La idea es intentar viajar a Madrid cuando la situación lo permita y en coordinación con la Xunta, para que sólo se queden confinados los que den positivo en los siguientes controles.

No gustaron en el Fuenlabrada las palabras de la alcaldesa de la ciudad gallega, Inés Rey, que ayer mismo confirmó que el ayuntamiento solicitará hoy a la Fiscalía que investigue los hechos relacionados con el viaje del Fuenlabrada, «por si fuesen constitutivos de delito», después de que la sanidad gallega confirmara que el club viajó desde Madrid con cinco positivos por coronavirus. «Existen indicios del conocimiento por parte de las personas responsables de la Liga Nacional de Fútbol Profesional de la existencia de positivos al virus de miembros del club Fuenlabrada antes de emprender su viaje a la ciudad», decía el ayuntamiento, que acusa a la LFP de un comportamiento negligente.

La Comunidad de Madrid también ha anunciado que iniciará una investigación y, mientras tanto, el desenlace de la Liga SmartBank sigue en el aire, a falta de un partido, el ya tristemente célebre Dépor-Fuenlabrada, y los playoffs de ascenso. Ahora mismo está clasificado el Elche, que podría quedarse sin esa opción si el Fuenla puntúa en el choque que le queda. Por eso, desde el club ilicitano van a pedir que se le den por perdidos los tres puntos a los madrileños.