La FIA aplica la “censura anti Hamilton" y prohíbe las camisetas reivindicativas

La Federación Internacional pone fin a las protestas en el podio endureciendo el protocolo de vestimenta.

El pasado 13 de septiembre, el inglés Lewis Hamilton (Mercedes) reforzó su liderato en el Mundial de Fórmula Uno al ganar el Gran Premio de la Toscana, el noveno del campeonato, en el circuito italiano de Mugello. Para celebrar el triunfo, el piloto subió al podio con una camiseta reivindicativa contra el racismo: “Arresten a los policías que asesinaron a Breonna Taylor”.

El mensaje era en apoyo de la técnico médico negra que fue asesinada a tiros por la policía en Kentucky, y que se ha convertido en un punto central en las campañas contra el racismo en EE UU.

Este gesto no gustó nada a la FIA que investigó el incidente: Finalmente, el británico no sería sancionado y advertía que lo volvería a hacer.

Tal vez ante esa amenaza de Hamilton la Federación Internacional ha decidido poner fin a las protestas en el podio y ha endurecido el protocolo de vestimenta en el podio: “Durante la ceremonia del podio y el procedimiento de entrevistas post-carrera, los pilotos que terminen la carrera en las posiciones 1, 2, 3, deberán permanecer vestidos sólo con sus monos, ‘colocados’ hasta el cuello, no abiertos hasta la cintura. Para evitar dudas, esto incluye una mascarilla facial quirúrgica o una mascarilla facial del equipo”.

Esta nueva directiva también se aplicará después de la ceremonia del podio: “Durante las entrevistas televisivas y la rueda de prensa de la FIA, todos los pilotos que terminen la carrera deberán vestirse sólo con el uniforme de sus respectivos equipos”.