Real Madrid

Zidane y su respuesta sobre la polémica entre Benzema y Vinicius

El entrenador medió en la polémica entre los dos delanteros

Zidane
ZidaneMartin MeissnerAP

Benzema estaba cabreado después de la primera parte en Alemania. El Madrid había sido mejor y se fue al descanso con un gol en contra. Así que la pagó con Vinicius, que lleva un par de partidos que no arranca, no desborda y no ofrece al equipo sus virtudes. Eso es lo suyo, el no ir a la portería a toda velocidad le parece una pérdida de tiempo y Benzema, con más años, sabe que la paciencia es una virtud. Por eso el francés se acercó a Mendy y en francés, se puso a hablar mal de Vinicius antes de que empezase la segunda parte. Que no se la diese, le dijo. «Estas cosas pasan muchas veces en un campo, ocurren entre los jugadores, no lo digo por maquillar un problema», explica Zidane.

En el Real Madrid no niegan lo que sucedió, pero consideran que la relación entre Vini y Benzema es más fuerte que eso. El francés ha sido su apoyo constante en el campo, donde se le ve dándole constatemente instrucciones. El problema es que el Madrid, en ese momento, se despedía de Europa y la tensión era excesiva. «Es algo que suele ocurrir y es natural. Lo importante es que hablen entre ellos y lo arreglen. Sé que estas cosas gustan. Pero ha pasado y va a pasar. Eso demuestra el carácter del equipo», continuaba el entrenador, que tiene que echar mano de su larga experiencia en el fútbol para evitar que esa chispa se convierta en un incendio.

La conversación entre franceses sacó a la luz el problema con Vinicius: a veces determinante y resolutivo; a veces, atropellado. «Vini es joven. Tiene presente y futuro. Trabaja y ya está. Le veo bien y es un chico que quiere aprender y mejorar. Y eso es bueno para un entrenador y para un equipo», explicaba Zidane, que apostó por él en los dos partidos en los que el conjunto blanco se jugaba la vida, en el Camp Nou y en Alemania. Y en los dos choques, su papel fue discreto. El Madrid no pudo aprovechar su mejor arma, que es el regate y la capacidad de romper al defensa rival. Cuando hace eso es imparable, cuando no lo hace, le cuesta más concentrarse en los otros aspectos del juego.

Y Benzema busca socios con los que tejer y volver a tocar y essperar. Vini quiere desmarque, Benzema busca el toque. Hay, a veces, un punto de desencuentro entre las dos forma de entender el fútbol, que puede ser también debido a la edad. Vini quiere comerse el mundo; Benzema tiene años para saber que hay tiempo para todo: «Siempre puedes decir en el campo cosas de tus compañeros. Y no solo me ha pasado a mi hablando de otros, sino a otros hablando de mi», seguía Zidane.

El problema para Vini es que ahora llega Hazard: «Está bien. Sus sensaciones son buenas», dijo el entrenador. Tuvo buenos minutos en Alemania y parece listo. El problema es que el Real Madrid vuelve a jugarse el martes la vida en la Champions contra el Inter y es posible que Hazard aún no esté listo para tantos encuentros intensos seguidos. Viniva a tener hueco aún o minutos, pero ya sabe que el nivel de exigencia ha subido.,