Fútbol

La santísima trinidad de Zidane: Casemiro, Kroos y Modric

Los tres centrocampistas brillan para sacar al técnico de otro apuro con una contundente victoria ante el Alavés

Casemiro y Modric, dos de los tres centrocampistas fijos de Zidane, felicitan a Benzema en Mendizorroza
Casemiro y Modric, dos de los tres centrocampistas fijos de Zidane, felicitan a Benzema en MendizorrozaVINCENT WESTREUTERS

Si hay tres futbolistas que definen a Zidane como entrenador esos son: Casemiro, Kroos y Modric. La letanía más repetida en las alineaciones del francés desde que llegó al banquillo del Real Madrid. Este trío ha sobrevivido en el tiempo a la famosa BBC, con Bale, Benzema y Cristiano, que tuvieron su momento de gloria con Zizou, pero de los que ahora sólo queda el «9». En cambio, los tres centrocampistas siguen siendo básicos para el técnico y, por supuesto, recurrió a ellos para salir, en Mendizorroza, de otro momento complicado de esos que hay en el fútbol y que al Real Madrid le aparecen de manera cíclica últimamente.

Si hay algo fijo es que si los tres están bien formarán parte del once, de donde no se han movido casi nada desde que Zidane decidió abandonar las rotaciones después de las derrotas con el Shakhtar y, precisamente, contra el Alavés en la primera vuelta de la Liga. Ayer, sus centrocampistas hicieron fácil la sesión obligatoria de teletrabajo que tuvo Zizou, confinado en casa hasta que su positivo en coronavirus se convierta en negativo. Dijo Bettoni que de alguna manera el primer entrenador estaría con ellos, y en toda la primera parte no se vio al ayudante tirar de teléfono. Sí se le vio en la segunda mitad hablando con él para concertar los cambios. Al final, le transmitió la felicitación a los futbolistas tras el triunfo.

Antes del descanso no había mucho que corregir, porque la sinfonía de sus centrocampistas se llevó por delante al Alavés. Primero, cómo no, con el cabezazo de Casemiro para abrir el marcador. Su quinto gol este curso y, otra vez, en un momento complicado, de esos en los que siempre aparece el brasileño para dar un respiro. Fue el único de los indispensables, junto a Lucas, que fue titular ante el Alcoyano. Así de insustituible es «Case». Ha jugado 23 de 27 partidos posibles, muchos si se tiene en cuenta que se perdió dos por coronavirus y uno por sanción. Así que sólo un día tuvo respiro porque sí.

Kroos y Modric han participado en 25 de los 27 días en los que ha habido partido del Madrid. El alemán dio la asistencia a Hazard y una lección con el balón en los pies. El croata fue sencillamente el mejor del partido. Incluso, cuando más apretaba el Alavés subió el periscopio y habilitó a Benzema para el cuarto gol. La peor pesadilla del madridismo es ver que los partidos se le hacen largos a Modric y que los pulmones se le van vaciando. Es humano.