Andalucía

El Barcelona vive en la angustia y derrota al Betis (2-3)

Rotó Koeman y no le salió. Entraron Messi y Pedri, remontó el equipo azulgrana, se creció el conjunto verdiblanco y resolvió Trincao al final

El tiro de Trincao que dio el triunfo al Barcelona ante el Betis
El tiro de Trincao que dio el triunfo al Barcelona ante el Betis FOTO: MARCELO DEL POZO REUTERS

El Barcelona volvió a empezar el partido cuesta arriba. Como ante el Granada y el Rayo en Copa, empezó perdiendo con el Betis en Liga, pero con una diferencia: esta vez no fue después de que perdonara. Es más, es que apenas se acercó a Joel salvo en un cabezazo de Lenglet que era clarísimo, pero el defensa no giró el cuello para dar dirección a la pelota. Fue el día que Koeman decidió hacer rotaciones después de un 2021 muy intenso y ¿pensando en la Copa?

La Liga la tiene lejos, pero dejar fuera de golpe a Messi, De Jong y Pedri parece una declaración de intenciones. El centrocampista holandés no tardó en saltar al campo por la lesión de Araujo y Messi lo hizo al descanso, cuando el Betis ya había hecho bueno un gran contragolpe en el que Emerson asistió a Borja Iglesias. Fue una jugada rápida fantástica y precisa que premió el buen trabajo defensivo de los andaluces, que apenas sufrieron y tuvieron alguna llegada más por los costados. Bien plantado, el conjunto de Pellegrini tenía bien atado a su rival. La posesión era insulsa. Algún intento de Dembélé con sus regates, pero justo en una internada suya, con la ayuda de Mingueza, dejó desprotegido al equipo y le cazaron a la contra. Griezmann bajaba a recibir, Alba trataba de entrar por su banda... Pero no había profundidad. Le estaba saliendo perfecto al Betis, que también dio descanso a Canales. Era Fekir el encargado de intentar recibir entre líneas y con sus maniobras de giro, romper la presión. Y Borja el que descargaba y fijaba a la defensa. No estaba pasando mucho en las áreas, y eso era una buena señal para el conjunto andaluz. Se le quedó un equipo soso a Koeman, que ya con Messi no va sobrado, pues sin él, mucho menos...

Pedri fue el primero en entrar, justo a la vuelta del descanso. Pero no tardaron en hacerlo Leo y Trincao. Entre un cambio y los otros le dio tiempo a Dembélé a volver a crear peligro, pero Joel paró el tiro de Mingueza, y en el otro lado Juanmi se encontró con Ter Stegen tras otra jugada de Fekir. Estuvo fantástico el portero con la mano izquierda abajo.

No tardó el capitán del Barcelona en ser decisivo. La primera asociación que tuvo con Dembélé acabó con la pelota en la red, tras el tiro del argentino desde dentro del área. Se desató el Barça con todos sus futbolistas importantes en el campo y empezó a sufrir el Betis. Llegaban Dembélé, Alba... Recibía Messi, bailaba Pedri... Se olía el segundo tanto azulgrana y fue de casualidad, tras un mal remate de Griezmann que Víctor Ruiz se metió en su portería. Tenía demasiados jugadores ofensivos en el verde el Barcelona y su pecado fue no saber jugar a otra cosas en ese momento. Es como si hubiera sonado la trompeta de remontar, y aunque ya lo habían logrado, siguieron igual. El partido estaba roto y la siguiente diablura de Fekir permitió que Víctor Ruiz se redimiera. Al francés le hicieron la falta y él la sacó para ponerla en la cabeza del central. Era el 2-2.

La locura siguió, con espacios por todos lados para correr a un lado y a otro. El Betis estaba crecido y con la salida de Canales estuvo a un pelo del 3-2. No se conformó con el empate, quería más y en esa moneda al aire en la que se convirtió la noche Trincao encontró un tiro a la escuadra tras un error de Víctor Ruiz. Otro triunfo. Otra vez en la agonía.