El vídeo que las feministas quieren que vean Pedro Sánchez e Irene Montero: “¿Nos lo explicáis?”

La socialista Elena Valenciano también lo ha compartido para exigir a los medios que informen sobre el “dopaje de género” y sus consecuencias para el deporte femenino.

El vídeo con el que las feministas mandan un mensaje a Irene Montero y Pedro Sánchez
El vídeo con el que las feministas mandan un mensaje a Irene Montero y Pedro Sánchez FOTO: Twitter La Razon

Las “graves consecuencias” que la participación de atletas trans tiene para el deporte femenino sigue siendo objeto de debate en España. El caso de Lia Thomas, una nadadora transgénero de 22 años, que ha generado un gran escándalo tras batir todos los récords de mujeres en la Universidad de Pensilvania (Penn) ha avivado la polémica entre el feminismo, muy enfadado con la política del Gobierno y su polémica Ley Trans.

Con el objeto de hacer reflexionar al Gobierno, la plataforma Contra el borrado de las Mujeres ha vuelto a publicar un vídeo en las redes sociales para exigir a Pedro Sánchez e Irene Montero que corrijan el rumbo de sus políticas hacia el deporte femenino y den marcha atrás a la inclusión de deportistas trans en competiciones femeninas, tal y como están planteadas hasta ahora en la ley que aún debe ser aprobada por el Congreso.

¿Por qué sacrificáis a las mujeres?

“Queremos que @sanchezcastejon, @IreneMontero, @miqueliceta, @conJoseMFranco, @deportegob nos expliquen por qué sacrifican el deporte femenino al permitir que los varones compitan contra mujeres. Como quieren las leyes de autodeterminación del sexo legal. #SexoNoEsGenero #JuegoLimpio” se puede leer en uno de los tuits que acompañan al vídeo. “Ninguna creencia puede negar la verdad incontestable de que los varones arrasarán con los podios y las marcas de las mujeres si se permite que compitan contra mujeres. No nadan los sentimientos, nadan varones y mujeres” añaden, junto al vídeo en el que se observa la superioridad de Lía Thomas.

La socialista Elena Valenciano también ha compartido el mismo vídeo para exigir a los medios de comunicación, especialmente los diarios deportivos, que informen sobre lo que considera “dopaje de género”.

La controversia viene de lejos y no es la primera vez que cargan contra el Gobierno con similares argumentos. En España ya generó un sonoro escándalo cuando el Ministerio de Irene Montero llevaba al Consejo de Ministros la llamada “Ley Trans” que supone para el feminismo una herida de muerte para el deporte femenino. Ahora, el caso de Lía Thomas ha reavivado la batalla en nuestro país. La diputada del PSOE, Elena Valenciano, fue muy clara al respecto en su perfil de Twitter. “¿Esto os parece normal, justo razonable?”, escribió. En la misma línea desde “la Alianza contra el Borrado de las Mujeres” denunciaban lo que consideran un “juego sucio”: “Sus marcas no son récords deportivos femeninos. Las deportistas que compiten con bases injustas deben comenzar a revelarse. Se lo deben a las generaciones futuras”.

Con la llegada del nuevo año, las feministas ya exigieron que el Gobierno recapacite y de marcha atrás con una ley que aún no ha llegado al Congreso. Desde la Alianza contra el Borrado contra las mujeres, consideran que no se trata de una simple controversia entre los que están a favor o en contra de la participación de deportistas transgéneros en las categorías femeninas sino de una amenaza real para las atletas. “El debate es que con la simple declaración de autoidentificarse como mujeres y reducir la testosterona hay varones compitiendo contra mujeres, robando podios a las mujeres. Es dopaje de género. Dopaje porque las investigaciones muestran cómo desarrollarse con testosterona concede ventajas competitivas que no desaparecen nunca. La ley de Deporte de @sanchezcastejon, que no habla de transexualidad sino de “identidad”, traerá ese dopaje al deporte español”, sentencian en un “tuit” publicado el pasado 2 de enero.

Un informe contra la ley Trans

Desde esta plataforma que lleva meses denunciando los terribles efectos de la norma para el deporte femenino, han elaborado un informe en el que alertan de los hechos y las consecuencias que acompañan a la llamada “Ley Trans”.

Comienzan su informe señalando que, aunque aún queda mucho por hacer en materia de reconocimiento e igualdad salarial, la participación de las mujeres en el deporte, tanto profesional como amateur, es un logro del feminismo de incalculable valor y subrayan que existen categorías deportivas en base al sexo para garantizar la competición justa de personas de iguales condiciones, lo que conocemos como Juego Limpio o Fair Play.

Ahora, publican una declaración firmada por 38 médicos y destacados profesionales especialistas en salud deportiva en la que advierten que las nuevas normas del COI sobre participación de deportistas transgénero no tienen base científica y son injustas para las mujeres. Dicha declaración critica las medidas que el Comité Olímpico Internacional publicó en noviembre por no dar prioridad a la seguridad de las mujeres que compiten en deportes de élite, y advierte de que podría permitir a deportistas que se “autoidentificasen” competir en la categoría del sexo de su elección.

Los autores opinan que el COI ha obviado equivocadamente las competencias médicas y científicas para centrarse en los argumentos del lobby pro-derechos humanos cuando se consultó a las diferentes partes interesadas al volver a redactar las directrices.

¿Qué ha hecho el COI?

Esta nueva declaración añade más leña al fuego aun debate que sigue abierto en el deporte y para el que las autoridades olímpicas no han encontrado una solución. En julio de 2021, tras los Juegos Olímpicos de Tokio, el propio COI admitía que “sus pautas actuales para los atletas transgénero no eran adecuadas” y anunciaba una nueva normativa en los próximos meses.

Sin embargo, el resultado no fue, desde luego, el esperado. Bajo el nombre de “Marco sobre equidad, inclusión y no discriminación sobre la base de la identidad de género y las variaciones de sexo del Comité Olímpico Internacional” de noviembre de 2021, el COI suprime los criterios que venía estableciendo y dispone que debe ser competencia de cada federación deportiva “determinar de qué manera un deportista puede tener una ventaja desproporcionada frente a sus compañeros”.

En definitiva, serán las federaciones las que decidan si optan por proteger el deporte femenino. El debate sigue abierto.