Cierran la cuenta de Twitter de una nadadora por criticar a Lía Thomas: “Un hombre biológico me ha quitado el puesto”

El deporte se mantienen en pie de guerra tras la victoria de la nadadora trans en las 500 yardas de la final universitaria estadounidense

Lia Thomas
Lia Thomas FOTO: Brett Davis USA TODAY Sports

El tsunami Lía Thomas no amina. La última victoria de la nadadora transgénero ha vuelto a generar una importante polémica en el mundo de la natación. La estadounidense se llevó el oro el viernes en las 500 yardas (400 metros aproximadamente) y lo hizo tras imponerse a Emma Weyan y Erica Sullivan, ambas plata en los Juegos Olímpicos de Tokio del pasado verano.

La ventaja de la que goza por cuestiones biológicas ha colocado a Thomas en lo más alto del ránking y ha generado todo tipo de protestas desde diferentes sectores. Las consecuencias que la participación de atletas trans tiene para el deporte femenino mantiene en pie de guerra a atletas y feministas de medio mundo y este último triunfo solo ha servido para echar más leña al fuego.

Antes de realizar su transición, compitió durante tres años como hombre, con el nombre de Will Thomas. Si como hombre era mediocre, ahora bate todos los récord en estilo libre 200 metros y estilo libre 500 metros y eso es algo difícil de digerir para quienes defienden el deporte femenino.

Censura y presiones

Por ello, las denuncias se suceden y también las presiones y la censura de quienes se atreven a ello. La última en sufrir las consecuencias de mostrarse abiertamente contraria a la participación de atletas trans en el deporte femenino es la nadadora húngara de la universidad de Virginia Tech Reka Gyorgy, que protestó en su cuenta de Twitter por haberse quedado fuera de la final por un sólo puesto´.

“Un hombre biológico me ha quitado el puesto. Hasta que no nos plantemos y dejemos de competir, nada cambiará. Gracias por el apoyo, no dejaré de luchar”, escribió. Inmediatamente su cuenta de Twitter ha sido cancelada.

No es la primera vez que Reka Gyorgy critica lo que considera una “injusticia” para el deporte femenino. En en una publicación en su cuenta privada de Instagram tras no pasar el corte para competir en la final de los 500 libres en el Campeonato de la NCAA, acusó a la nadadora trans de impedir su participación y criticó.

“No promueve nuestro deporte en el buen sentido y creo que es una falta de respeto contra las nadadoras biológicamente femeninas que compiten en la NCAA”, dijo Gyorgy sobre la regla que ha recibido un escrutinio considerable desde que Thomas batió récords en su primera temporada. compitiendo a nivel universitario como mujer transgénero.

Gyorgy también culpó a Thomas por no clasificarse. La nadadora de Virginia Tech dijo que sintió que le quitaron el último lugar para llegar a la final “debido a la decisión de la NCAA de dejar competir a alguien que no es una mujer biológica”.

Thomas terminó con 4:33.82 en las preliminares y finalmente se llevó a casa el título nacional femenino de 500 metros libres cuando ganó la carrera final con un tiempo de 4:33.24. “Me gustaría criticar las reglas de la NCAA que le permiten competir contra nosotras, que biológicamente somos mujeres”.

En esta misma línea, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, asegura que Emma Weyant, residente de Florida que compite por la Universidad de Virginia, es la ganadora “legítima” del título de las 500 yardas de la NCAA, ganado por la nadadora trans Lia Thomas la semana pasada, prueba en la que Weyant fue segunda.

Algo que también reclaman en España desde la plataforma “Contra el Borrado de las Mujeres”, que viene alertando desde hace meses de que la participación de atletas trans es una herida de muerte para el deporte femenino.

Y mientras las protestas no cesan, las presiones tampoco. Si hace unos días se denunciaba también el cierre de la cuenta en Twitter España de la abogada, Paula Fraga, miembro de la plataforma feminista por el mero hecho de defender la justicia en las competiciones femeninas, hoy desde esta plataforma denuncian las amenazas a Sharron Davies, medallista olímpica, por denunciar la presencia de varones en el deporte femenino. “He recibido varias amenazas contra mí y mi trabajo porque presento hechos basados en pruebas sobre la injusticia de la inclusión masculina en el deporte femenino. Que es la despenalización basada en el sexo biológico. No dejaré de sacar a la luz estos hechos reales o dejaré que me silencien”, escribió en su perfil de Twitter.

Desde esta plataforma piden medidas urgentes contra una norma que no solo supone un “robo de medalla” a las mujeres sino también un ataque a su privacidad.

La normativa de la Federación de natación de Estados Unidos contempla que las deportistas trans deben someterse a tres años de terapia de reemplazo hormonal antes de poder competir. A Thomas le faltan seis meses para alcanzar ese objetivo, pero la NCAA decidió no adoptar las reglas de la Federación y permitió que compitiera en Atlanta. El debate sigue sobre la mesa.