Felipe Reyes: “Vaya puto robo. Es clarísima, tapón clarísimo”

La indignación entre el madridismo recorría las tripas del WiZink Center después de la final. Felipe Reyes, el capitán que buscaba su séptimo título para igualar en el palmarés del torneo a Juan Carlos Navarro, fue el más tajante. Su reacción la atraparon las cámaras de Movistar +: «Vaya robo, lo ve todo el mundo. Dos años seguidos. Esto es un robo. Es clarísimo, tapón clarísimo. Me cago en la p...». En el vestuario del Real Madrid antes del torneo se recordaba cómo se resolvió la final del mismo torneo el año pasado. La falta en el palmeo no pitada de Claver a Taylor estaba fresca en la memoria y la resolución de la final de ayer no ha hecho más que reabrir la herida. Del 92-90 del año pasado al 93-94 de este y en ambas finales con la polémica arbitral como protagonista en la victoria culé.

«No es tapón, es rebote», fue la primera y única reacción de Laso a la decisión que tomaron García González, Pérez Pérez y Jiménez Trujillo. El Madrid decidió que fuera el responsable de la sección, Juan Carlos Sánchez, el encargado de mostrar la postura oficial del club. Se trataba de ofrecer lo más parecido a una declaración institucional. «Creo que no ha sido falta, sino un tapón legal. Es el segundo año que ocurre una desgracia en el arbitraje contra el Real Madrid. Viendo esa jugada en el Instant Replay –el VAR del baloncesto–, si entre los tres no han visto que es un tapón legal, algo ha pasado que está mal», aseguró. Y recordó la final de hace un año en Gran Canaria que también terminó con victoria azulgrana: «Ya el año pasado sufrimos una circunstancia parecida y nos callamos. Ahora no debemos callarnos». Sánchez confesó que la «única reclamación» que le queda al Madrid es «el derecho a la pataleta, que no nos vale para nada, pero sí queremos que se tome nota de estas acciones. Si en el Instant Replay las imágenes no son las mismas que en Movistar nos tendremos que callar y esto habrá que mejorarlo».

El director de la sección hizo una petición a la ACB: «Que hagan un comunicado oficial diciendo que se han equivocado. Lo que no quiero es que un error dos años seguidos vuelva a pasar. Nos puede pasar a nosotros o a otro equipo, pero hay que decir basta ya». Y continuó: «Tengo diez o doce vídeos en el móvil en los que tengo muy claro lo que ha pasado en la jugada, pero no sé lo que han visto los árbitros, que lo estaban revisando ahora en el despacho de director de arbitraje», afirmó.

En medio de la celebración del Barça también hubo quien se acordó de la polémica. Oriola comentó que los árbitros se habían equivocado clamorosamente en dos acciones en el tramo final del partido: la falta de Randolph a Singleton y el tapón legal de Randolph a Tomic, pero... Heurtel, el MVP del torneo, compartía la opinión de su compañero sobre los errores arbitrales: «La última jugada era canasta clara y en la anterior jugada hubo falta a Singleton. Hay un Dios arriba y nos ha devuelto la canasta de antes». García González, Pérez y Pérez y Jiménez Trujillo decidieron que fuera así.