MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
08:13
Actualizado
  • 1

Mi semana más dura

  • Este choque entre Roque Mesa y Pau López supuso la expulsión del jugador sevillista, aunque luego Competición corrigió al árbitro / Efe
    Este choque entre Roque Mesa y Pau López supuso la expulsión del jugador sevillista, aunque luego Competición corrigió al árbitro / Efe

Tiempo de lectura 2 min.

10 de septiembre de 2018. 02:55h

Comentada
Cristóbal Soria.  10/9/2018

Qué ganas de ver rodar de nuevo el balón en Primera División y qué ganas de pasar página al último (y puñetero) derbi sevillano. Me ha hecho pasar la semana más dura como sevillista que recuerdo en casi una década. Aquel que piense que soy un exagerado, que me lo to mo a la tremenda, que no debo ponerme así porque son “sólo” tres puntos, le ruego por favor que se abstenga de hacer comentarios: no sabe la trascendencia y la repercusión que tiene para el equipo perdedor un derbi Betis-Sevilla o Sevilla-Betis.

Y encima, Joaquín Si en condiciones normales es duro, imagínense si encima pierdes con un gol de Joaquín. Y si encima hay un parón liguero justo después. Y si encima el árbitro del partido se pone la bufanda “der Beti güeno” para gestionar la hasta ahora jugada más famosa del fútbol moderno. Y si encima, por si aún no teníamos bastante los sevillistas, el Comité de Competición desautoriza al árbitro principal y pone en el más absoluto de los ridículos al VAR. La cara de tontolaba que se te queda alcanza ya unas cotas preocupantes.

Ojalá otro derbi hoy Eran muchos años los que llevábamos sin perder entre el Ruiz de Lopera y el Benito Villamarín. Probablemente eso ha hecho que explote de alegría la parte verdiblanca de la Ciudad, esa que llevaba tantos años agazapada viendo cómo el Sevilla Fútbol Club levantaba un título tras otro. Aunque, y miren que me duele admitirlo, el presente parece indicar que las distancias entre ambos equipos se están acortando. Ojalá el partido de vuelta se jugara mañana. O, a ser posible, esta misma tarde. Así no tendríamos que prolongar un sufrimiento que no podemos ocultar ni negar. Sólo nos lo quitará ganar en el partido de vuelta.

Últimas noticias