Deportes

El eterno descontento

El United se ha hundido en los últimos partidos. Para Mou es sólo cuestión de dinero.

El United se ha hundido en los últimos partidos. Para Mou es sólo cuestión de dinero.

Publicidad

Alex Ferguson abandonó el banquillo del Manchester United en 2013 después de ganar su decimotercera Liga dejando en herencia a David Moyes un equipo ganador. Durante el gobierno del técnico escocés el club ganó 41 de los 68 títulos que ha conseguido en su historia. Los veintisiete años de sir Alex en Old Trafford convirtieron al United en una referencia mundial, algo que sus herederos sólo debían tratar de mantener. Desde entonces, sólo ha ganado una Copa con Van Gaal, una Copa de la Liga, una Community Shield y una Liga Europa con Mourinho. Y nunca ha sido capaz de competir por la Premier. Este año parecía en condiciones de discutir el título al City, pero el globo se ha deshinchado en las últimas semanas tras la derrota contra el equipo de Guardiola.

De los últimos cinco partidos de Premier ha ganado dos, ha perdido uno y ha empatado otros dos. Además, ha sido eliminado por el Bristol, un equipo de la segunda categoría del fútbol inglés, de la Copa de la Liga. «Ha sido como otro día en la oficina y algunos probablemente ni siquiera querían venir hoy a la oficina», decía después de la derrota ante el Bristol.

Tras el empate ante el Burnley en el «Boxing Day», Mourinho encontró explicación a los malos resultados de su equipo en la falta de inversión del United, que «sólo» se ha gastado 300 millones de libras (338 millones de euros) en los últimos dos años. «No es suficiente, no es suficiente», lamentaba tras el encuentro. «El precio para los grandes clubes es diferente que para los demás. Los clubes grandes normalmente son penalizados en el mercado por su historia», se lamentaba el portugués. «Los chicos hacen lo que pueden. Pueden decir que hemos sacado ocho puntos de quince, pero yo digo que en los dos últimos partidos hemos creado quince ocasiones de gol y sólo hemos concedido tres y un increíble tiro libre», añadía. «Los chicos hacen lo que pueden», insistía.

Mourinho pagó 100 millones de euros por Pogba a la Juventus la temporada pasada y la Juve, que se gastó 90 en Higuaín, ganó la liga italiana y alcanzó la final de la Liga de Campeones. El United, mientras, se conformaba con llegar a la máxima competición continental al ganar la Liga Europa después de ser quinto en la Premier. Esta temporada se gastó 85 millones en Lukaku. Además, los dos años ha contratado a Zlatan Ibrahimovic sin tener que pagar traspaso. El curso pasado llegaba del PSG tras finalizar su contrato y este año lo ha recuperado después de dejarlo libre en junio. Pero nada es suficiente para Mourinho.

Publicidad