Atlético de Madrid

El factor Griezmann

Griezmann en el momento de marcar el gol, con Neur batido en el suelo
Griezmann en el momento de marcar el gol, con Neur batido en el suelo

Antoine Griezmann cruzaba de niño la frontera todos los días para jugar en la Real Sociedad. De Bayona a San Sebastián soñaba con estar entre los grandes. Su físico no le acompañaba. Enjuto y flaquito. No confió ninguna academia de Francia en su futuro. Error histórico. La Real Sociedad supo ver su talento.

Cuando este martes se puso delante de Neuer, Griezmann enfiló la portería y cruzó el balón con elegancia a la red. El servicio de Fernando Torres, enorme. Los que vieron la final del 74 contra él Bayern de Beckenbauer tuvieron un 'déjà vu' y quisieron ver a Ufarte con el 7 y a Gárate con el 9.

El Atlético de Madrid sabe sufrir. Vive con vértigo dulce en la agonía. Simeone inspira y aspira. Resopla y pierde tallas de pantalón cada partido. Es puro nervio.

Este martes el Atlético de Madrid, con Oblak inmenso, fue fiel a su estilo. El contragolpe fue determinante. Y ahora el club crece en todos los segmentos. Lucha el Atlético contra grandes multinacionales.

El Bayern Munich se ha ido a la calle con 474 millones de euros de presupuesto. 89,8 de taquillas, 106,1 derechos de televisión y 278,1 de derechos comerciales. Su tienda 'online' para vender en China y su acuerdo con la televisión pública CCTV, sus nuevas apuestas de facturación.

El Atlético con mucho menos de la mitad, 187,1 millones de presupuesto, 37,2 de taquilla, 86,6 televisión y 63,3 de ingresos comerciales. Todo un mundo. Distancia sideral.

El fútbol afortunadamente no entiende de balances y el Atlético comienza el año que viene con credibilidad. En el campo ya está en la final y peleando la Liga. En las oficinas el Atlético triunfa con nota. Con una Copa de Europa en el bolsillo, el Atlético daría un salto exponencial. Valor y fe le sobran.