MENÚ
miércoles 20 marzo 2019
00:22
Actualizado

El Real Madrid gana al Celta (2-0) y Zidane indulta a Isco

Le saludo tras sustituirle en la victoria del Madrid

  • Isco saluda a Zidane al ser sustituido
    Isco saluda a Zidane al ser sustituido /

    Alberto R. Roldán

Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

16 de marzo de 2019. 22:00h

Comentada
José Aguado.  Madrid. 16/3/2019

Zidane quitó a Isco pasado el minuto 60 de partido y el Bernabéu aplaudió. Isco levantó las manos y aplaudió al estadio. Fue el momento de la reconciliación entre la grada y el jugador andaluz, que no han pasado por sus mejores momentos durante esta temporada.

Pero también fue el momento en el que Zidane indultaba definitivamente al mediapunta. Antes del encuentro, el francés había asegurado que había que olvidarse del expediente y ponerse a jugar. Y que Isco estaba preparado. Ponerle en el equipo titular era una declaración de intenciones, un modo de poner una raya y diferencia el pasado con lo que empieza ahora.

Isco se marchó del campo aplaudido y él aplaudiendo a la grada. Así funciona el fútbol, de rápido, de vueltas de tuerca, como si el guión lo escribiese un guionista de Hollywood que necesita exprimir el argumento aunque roce la inverosimilitud. Isco hizo el primer tanto del encuentro, después de una jugada de Asensio. El segundo lo marcó Bale, que lo había estado buscando, tras un pase de, es fácil de adivinar, recuerden lo del guionista, de Marcelo.

Los cuatro que más dudas han ido arrastrando a lo largo de la temporada, las cuatro ausencias que tanto han marcado el devenir del conjunto blanco. Sin ellos, los más talentosos del vestuario, era un quiero y no puedo. Con ellos dispuestos a la causa, todo fluye mejor, el fútbol es más sencillo y no se va al Bernabéu dispuesto a sufrir.

Lo de antes, lo de Lopetegui y Solari no se recuerda, no se nombre, lo que sucedió ahí se quedó. Ahora empieza otra cosa. Ahora Isco, el que estaba fuera de las convocatorias, expedientado, lejos del objetivo común, casi desahuciado, es abrazado por Zidane. "Nadie les va a quitar lo que han hecho aquí. Tengo una plantilla de 25 jugadores y voy a contar con todos. Con Courtois y Reguilón, que lo han hecho bien hasta ahora, también. Keylor es muy bueno y Marcelo, Isco y Bale no te digo. Les he visto bien. Isco además ha marcado", decía el entrenador cuando le preguntaron por los jugadores que estuvieron contra el Celta.

Zidane empezó con una victoria y una buena segunda parte su segunda era. Bueno, empezó antes, con una alineación en la que volvió nueve meses atrás, como si no hubiera pasado el tiempo o como si para superar una situación complicada como la que está el Madrid necesitase fiarse de los que conoce y de los que le llevaron al éxito. Navas estaba en la portería, Isco en el centro del campo, Marcelo en la izquierda y Bale en una banda. Había muchas bajas, pero la impresión que dio es que el único que faltaba era Casemiro. Cuando en su tercera temporada, en ese invierno que se le escapó la Copa y no terminaba de arrancar en Liga, Zidane decidió dar un giro de timón, dejó de contar con los jóvenes y puso su fe en los veteranos. Le llevaron a la tercera Champions consecutiva. Eso ocurrió contra el Celta. Mejor lo conocido.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs