Actualidad

El Valencia se derrumba en el descuento

El Lille empata en el tiempo añadido cuando el Valencia jugaba con diez

En el tiempo añadido perdió el Valencia una victoria que parecía amarrada. Cillessen no pudo contener el disparo de Ikoné y al equipo de Celades se le fueron dos puntos. A la carrera habían encontrado la ilusión los valencianistas. En un contraataque de Gameiro que levantó la cabeza para ver la llegada de Cheryshev con la izquierda. El ruso resolvió con un remate duro y despejó del golpe las dudas del Valencia.

Publicidad

No se sintió cómodo el equipo de Celades ante la presión del Lille, que apretaba sin dejarle salir desde el fondo. Iban a presionar hasta dentro del área si hace falta. Es un conjunto muy físico el francés, de mucho desgaste, que intenta asfixiar al rival para salir con rapidez. Sin embargo, sus mejores oportunidades las encontró en los disparos lejanos. En un lanzamiento de Yusuf Yazici que fue a parar al larguero. O en otro remate de Ikoné desde fuera del área que detuvo Cillessen con seguridad. Avisaba ya el goleador.

Era el propio ímpetu el que castigaba al equipo francés. La exigencia en la presión le lleva a descolocarse y era ahí, cuando perdía la posesión, cuando el Valencia encontraba los espacios necesarios para hacer daño. Se sentía más feliz Gameiro que Maxi Gómez en ese terreno. El uruguayo se encontraba con el portugués José Fonte, el central amigo de Cristiano, que no dudaba en contenerlo como fuera necesario.

Cillessen se encargaba de contener al Lille cuando se acercaba a la portería. Despejó un remate de André y el rechace le quedó a los pies de Loic Remy que el ex jugador de Las Palmas y Getafe no supo dirigir a portería.

Remy entró para ayudar a Osimhen, el único delantero con el que contaba el Lille desde el comienzo y que se encargaba de pegarse con la defensa a la espera de la llegada de sus compañeros desde atrás. También participaba en la presión y fue él el que forzó la expulsión de Diakhaby. Cortó un pase del defensa valencianista casi en el centro del campo y se marchó hacia la portería sin pensarlo. Diakhaby, frustrado, lo persiguió hasta que lo derribó en el borde del área. Era la segunda amarilla y dejaba al Valencia con diez para los últimos cinco minutos.

Publicidad

No era demasiado tiempo y tampoco era muy preciso el Lille. La falta que generó la expulsión se empeñó Remy en desperdiciarla con un golpeo raso y no demasiado fuerte que fue a morir a los pies de la barrera. Pero su empuje encontró el premio en un jugada embarullada, con un balón que no bajaba nunca y que Ikoné mandó a gol.