Deportes

Las drásticas medidas que tomará el PSG con los jugadores que se resistan a salir

Luis Campos impondrá una política de mano dura en París para limpiar el vestuario que incluye medidas de dudosa legalidad

Mauro Icardi y Neymar Jr, dos de los jugadores más cuestionados
Mauro Icardi y Neymar Jr, dos de los jugadores más cuestionados FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El PSG quiere renovar la plantilla y, sobre todo, soltar lastre en el presente mercado estival. Y lo hará por las buenas o por las malas. Según informó este sábado el periódico galo ‘Le Parisien’, Luis Campos, nuevo consejero deportivo del club, pretende aislar a los jugadores que se nieguen a seguir las órdenes de la directiva para salir traspasados del Parc des Princes.

Mano dura

El luso ya está trabajando en el plantel 2022-23 y su máximo reto ya no es el de convencer a un posible nuevo refuerzo, sino el de aligerar la plantilla actual que cuenta con 31 futbolistas. Para ello desde la capital francesa afirmaron que pondrá en práctica una dura política que ya implementó en otros clubes con los jugadores que se nieguen a abandonar la institución.

“En este momento, la postura del PSG es clara: los jugadores que no formen parte del proyecto tendrán que irse. Algunos se han aprovechado de la situación, ¡se acabó!”, afirmó esta semana el presidente del club parisino, Nasser Al Khelaïfi. No iba en broma. Esta política, nueva en el PSG, ya fue adoptada por Campos cuando trabajaba en el Lille.

Julian Palmeri, exdefensa del Lille que fue apartado bajo las órdenes de Campos, quien lo calificó de “indeseable” por no querer salir del club pese a no contar entrar en el proyecto deportivo, relató su experiencia: “En el PSG, van a hacer lo mismo que nosotros. Se les sacará del grupo, se cambiarán en otro vestuario, se les quitará la plaza de aparcamiento. Todo para invitarles a marcharse lo más cordialmente posible. Y si no hay oferta, tratarán de encontrar un acuerdo para rescindir”.

Un larga lista negra

Campos quiere resolver expedientes como el de Layvin Kurzawa, que en 2020 renovó hasta 2024 y desde entonces no ha entrado en los planes de ningún entrenador. Otro al que se busca salida es Mauro Icardi. La situación de Neymar es distinta. El brasileño, que hasta ahora se había mantenido firme en su continuidad está considerando dejar el PSG después de sentirse atacado por las críticas de Nasser Al-Khelaifi sobre el desempeño del equipo la temporada pasada, pero su salario y la tarifa de su traspaso hacen poco probable que pueda alejarse de París este verano.

En el último mes el PSG pudo resolver tan solo algunas cuestiones contractuales, siendo la principal la renovación de Kylian Mbappé. Sin embargo, en lo que respecta a salidas, sólo se produjo la de Ángel Di María, quien finalizará su vínculo con la entidad el 30 de junio.

En este momento, la postura del PSG es clara: los jugadores que no formen parte del proyecto tendrán que irse.

En esa lista negra figuran nombres que en su periplo por Paris no rindieron, aunque había muchas expectativas, como Tilo Kehrer, Julian Draxler, Ander Herrera, Juan Bernat e Idrissa Gueye. Entre tanto también hay jugadores cedidos, pero que no serán tenidos en cuenta para formar parte de este proyecto como es el caso de los españoles Pablo Sarabia y Sergio Rico.

A pesar de los rumores que se han venido publicando en Francia a lo largo de la temporada, Sergio Ramos se libra -por ahora- de la operación limpieza. Parece claro que los “indeseables” no lo tendrán fácil en París aunque la legalidad de estas medidas de castigo sean más que cuestionables.