FC Barcelona

Messi lo arregla a tiempo

El argentino decide un partido en el que el Atlético tuvo dos caras y mereció algo más

El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Messi marca el gol de la victoria ante el Atlético de Madrid
El delantero argentino del FC Barcelona Lionel Messi marca el gol de la victoria ante el Atlético de Madrid

El argentino decide un partido en el que el Atlético tuvo dos caras y mereció algo más

El Barcelona se agarra a Messi y a la Liga. El Atlético, en cambio, ve cómo el tercer puesto se aleja. Son las conclusiones de un clásico, más intenso que brillante, que resolvió el mejor jugador del mundo cuando los rojiblancos habían bajado los brazos y pensaban que el empate premiaría su esfuerzo y su mejor juego del primer tiempo. No contaba Simeone con el tanto de su compatriota, pero entre la dureza del terreno de juego –alguien decidió que no había que regarlo– y la escasa habilidad de los defensores –Savic y Godín– en los rechaces, acertó Leo Messi para batir a Oblak, firmar el triunfo y seguir siendo la alternativa al Real Madrid.

Hasta que resolvió Leo el partido pasó por muchas fases. Sorprendió Luis Enrique con su once, con su defensa de tres para poblar el centro del campo e impedir la superioridad de Saúl, Gabi, Koke y Carrasco, a los que ayudaba Griezmann cuando la presión era alta. Y no, la táctica no resultó. Porque Iniesta y Busquets andan mustios. Rafinha se pegó en exceso a la banda derecha y Sergi Roberto fue el más activo.

- Ter Stegen, muy bien

El Atlético comenzó con ritmo, con presión y con el convencimiento de que al Barcelona no se le puede dejar pensar. Y así fue. Con Saúl en la izquierda para ayudar a Carrasco a penetrar por el flanco derecho azulgrana; con Koke en el otro costado y con Gabi como escudo de los defensores, el equipo se movió bien, encontró ocasiones en su múltiples llegadas y cuando logró superar a un acertado Piqué se topó con Ter Stegen. El alemán estuvo inmenso. Una mano providencial a tiro de Griezmann. Dos paradas por bajo impidiendo centros mortales. El meta sostenía al Barça y al Atlético le faltaba definición. La conexión francesa no era tan excelsa como otros días. Gameiro buscaba con su velocidad arrastrar a Piqué y Umtiti. A veces lo consiguió, pero se mostró remiso a la hora del disparo.

Messi avisó con una falta a la que respondió Oblak con un paradón, minutos después de un gol bien anulado a Luis Suárez por patada al meta esloveno. Así murió el primer acto en donde el Atlético no hizo prisioneros, cosa que acabó pagando en la reanudación porque el equipo de Simeone fue más previsible. El esfuerzo fue intachable y el juego tuvo otras connotaciones porque ya no había frescura en las llegadas y el Barcelona tiraba de oficio, de sacrificio para mantenerse. Aparcada la excelencia, salvo algunas cosas de Neymar en su pelea con Vrsaljko, el equipo de Luis Enrique mostraba la versión del trabajo, del responder a cada golpe del Atlético.

- Rafinha, el más listo

Un balón en el área de Oblak. Rebotes y despejes fallidos. Nadie contacta con la pelota hasta que la pierna de Rafinha resuelve. Habrá que echarle la culpa al «empedrao» o a que el brasileño fue el más listo. El Barça cobra ventaja y tiene el partido de cara. Sin jugar bien, logra su objetivo porque el Atlético, que defensivamente ya no es el que era y encaja goles con pasmosa facilidad, ha perdido gas. Ya no combina con rapidez y sus transiciones son controladas por los defensores.

Con Torres en el campo no llegan las soluciones, pero llega el gol de Godín trás córner lanzado por Koke. La estrategia devolvía el encuentro al punto de partida. Quedaban veinte minutos y Luis Enrique dio entrada a Rakitic por Iniesta. Simeone colocó a Correa como pareja de baile de Torres. pero ni un tango se marcó el argentino. Las soluciones de banquillo no surtieron efecto como otras veces y la pelea estaba pendiente de un hilo, de un fallo, de un error o de un acierto individual. Los pequeños detalles deciden cuando las fuerzan están igualadas cuando el Atlético no tiene aire y cuando el Barcelona no tiene fútbol.

- El mazazo de Leo

El partido se muere, el empate hace justicia, pero Messi no lo entiende así. Y tras una falta y varios intentos de despeje –otra vez la culpa al «empedrao»–, la pelota llega a los pies de Messi que no perdona y deja al Barça en lo más alto ante un Atlético resignado.

- Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Vrsaljko, Savic, Godín, Filipe; Koke, Gabi, Saúl, Carrasco (Torres, m. 67); Griezmann y Gameiro (Correa, m. 72).

2 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Andre Gomes, m. 84), Piqué, Umtiti, Mathieu (Digne, m. 77); Rafinha, Busquets, Iniesta (Rakitic, m. 71); Messi, Luis Suárez y Neymar.

Goles: 0-1, m. 63: Rafinha. 1-1, m. 70: Godín. 1-2, m. 86: Messi.

Árbitro: Mateu Lahoz (C. Valenciano). Amonestó a los locales Saúl (m. 55), Savic (m. 64), Gabi (m. 72) y Correa (m. 73) y al visitante Busquets (m. 54) y Messi (m. 81).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores. Los jugadores del Barcelona saltaron al campo con una camiseta de ánimo a su compañero Aleix Vidal, lesionado para los próximos cinco meses.

Efe