Champions League

Higuaín deja más cerca a Bale

Los 40 millones que pagará el Nápoles ayudarán al Real Madrid a afrontar el «complicado» fichaje del galés

«No es fácil, pero se va a intentar», dicen desde el club respecto a Gareth Bale. Más factible, por no decir segura, ven la marcha de Higuaín al Nápoles, en lo que será la venta estrella de una operación salida más sabrosa que otros veranos y que permitirá tener dinero en caja para convencer al Tottenham Hotspur de que suelte a su estrella.

El «Pipita» estaba convencido desde que anunció en junio su adiós de que jugaría en Londres y vestiría la camiseta del Arsenal, pero el mercado manda y los «gunners» no llegan a cifras a las que sí parece dispuesto Aurelio de Laurentiis. El presidente napolitano está dispuesto a poner encima de la mesa 40 millones por Higuaín, algo que empieza a sonar bien a Florentino Pérez, nada dispuesto a malvender a su futbolista. Precisamente el sí del delantero para cambiar Madrid por el sur de Italia es lo que ha retrasado una operación que se cerrará en las próximas horas. El jugador no viajará hoy con el equipo para enfrentarse al Olympique de Lyon para cerrar su traspaso al Nápoles. Según «La Gazzetta dello Sport», Callejón y Raúl Albiol han convencido a su compañero de que el proyecto de Rafa Benítez es un buen destino, así que es cuestión de horas que se reúna con ellos.

A los 37 más 3 por objetivos asequibles, que pagarán por Higuaín, se unen los 10 por Callejón y los 11 millones abonados por el traspaso de Albiol. Además, el Madrid va a recibir un pellizco por el traspaso de Garay al United (10) y por el de Negredo al City (4,4), lo que hace un total de 75,4 millones. Esta cifra aumentará de aquí al cierre del mercado, empezando, seguramente, por Coentrao, que ayer no se entrenó por asuntos personales con permiso del club y que está desde hace tiempo en la puerta de salida. En Chamartín son conscientes de que será imposible recuperar los 30 millones que costó, aunque por la mitad darían luz verde al portugués.

Dinero fresco en operaciones más que rentables con excepción de la de Coentrao, que dan argumentos para pelear por el gran objetivo desde hace meses: Bale. El galés es la imagen del videojuego FIFA14 en Reino Unido, con lo que su valor como instrumento de marketing es tan incuestionable como su calidad dentro del campo. El plan de Florentino, que siempre ha sabido tener paciencia y dejar que el tiempo pase respecto a su próximo galáctico, no ha cambiado, aunque durante la gira por Estados Unidos intentará acercar posturas con los ingleses. El extremo del Tottenham es evidentemente caro (unos 90 millones de euros), pero con él, la dirección deportiva se plantea la posibilidad de ahorrarse el coste de comprar un delantero. Bale marcó 26 goles y repartió 15 «asistencias» el curso pasado, más que los 17 tantos y los 8 pases de gol del «Pipita» en su última temporada de blanco. El galés comenzó su carrera como lateral izquierdo, pero ahora es un futbolista total, con una zurda demoledora y un físico sólo al alcance de privilegiados como él o Cristiano Ronaldo. No es un delantero al uso, aunque sí capaz de acabar cada temporada con números propios de especialistas del área y el remate.

Su llegada, unida a la confianza de Ancelotti en Morata y Jesé, dejaría la delantera en manos de ambos canteranos y Benzema, mientras la dinamita estaría asegurada con «CR7».

Cristiano ha vuelto de vacaciones en mejor forma que antes del descanso y la actitud que demuestra en cada entrenamiento deja claro que el traje de líder no le queda grande. Su renovación es la otra tarea que el presidente se llevará en la agenda cuando el próximo domingo tome el vuelo a Los Ángeles. Ayer dijo en una entrevista en «L'Equipe» que no tiene dudas de que Cristiano se retirará en el Madrid y la disposición del club es que se sienta cómodo y reconocido tanto en los ceros del contrato como en la actitud de la entidad.

Respecto a Bale, en el Bernabéu son muy conscientes de que la operación es complicada, aunque van a hacer un intento para ponerle la guinda a una plantilla que ha reducido su edad y ha ganado en elementos para tratar bien el balón camino de los títulos.