Deportes

«Torresmanía»

El nuevo jugador del Atlético desata la locura a su llegada a Barajas y tuvo que ser escoltado por la Policía para protegerle del «acoso» de los hinchas.

Publicidad

Fernando Torres es una sonrisa permanente desde que sabe que vuelve a jugar en el Atlético. Bajó sonriente del avión que le traía desde Dubái, acompañado por el director de comunicación de la empresa que le representa, tres miembros del departamento de comunicación del club y el jefe de seguridad de la entidad rojiblanca. En Barajas le esperaba una marabunta de aficionados, muchos sin edad para haberlo visto jugar con la camiseta rojiblanca, pero con la ilusión de ver por fin en su equipo al jugador del que tanto le hablan los mayores, ese futbolista que consiguió ser una estrella en el Atlético cuando no ganaba títulos.

Torres recibía con paciencia y más sonrisas el «acoso» de los aficionados que querían un autógrafo, un beso, una palabra. Nada era un problema para Fernando, pero sí para los varios policías que le escoltaban y que tenían que esforzarse por contener a la masa.

«Estoy deseando llegar, dejar de hablar y ponerme a jugar», afirmaba el jugador en el aeropuerto. «El cariño que me ha dado la gente ha sido desproporcionado. Estoy emocionado, feliz de regresar y deseando empezar. Siempre he tenido muy poco que decir a los atléticos, ellos me lo han dicho todo, estoy agradecido, como siempre», añadía. Torres asegura estar deseando que llegue el próximo día 5, el momento en que oficialmente sea jugador del Atlético, aunque hoy empezará a trabajar como uno más y ayer ya se entrenó en solitario en Majadahonda. «He hablado con Simeone y con el profe Ortega. A Simeone le hubiera gustado que viniera el lunes, pero no pudo ser», aseguraba el jugador rojiblanco.

El «Niño» tiene ganas de trabajar y de «disfrutar del momento que está viviendo la entidad». «Conozco el club, pero no conozco a este equipo campeón», afirma y se muestra encantado con la posibilidad de debutar contra el Real Madrid, «si Dios quiere». Los estrenos de Torres siempre han sido significativos. Su estreno en Primera con el Atlético fue en el Camp Nou, en el partido de regreso de los rojiblancos a Primera. El primer rival como jugador del Liverpool fue el Aston Villa, aunque el primer gol se lo guardó para su estreno en Anfield contra el Chelsea. Precisamente un Chelsea-Liverpool fue su primer encuentro como jugador de los azules. A la Juventus se enfrentó en su estreno como milanista y ahora le espera el Real Madrid en su regreso como rojiblanco.

Publicidad

Después de recibir el cariño de los aficionados, Torres se llevó su sonrisa a Majadahonda, donde fue recibido por el director deportivo del Atlético, José Luis Pérez Caminero, y por el «profe» Ortega. El preparador físico de la primera plantilla lo mandó primero al gimnasio y después dirigió los ejercicios sobre el césped, con balón y sin balón. «Espero estar preparado», decía el delantero sobre su posible debut contra el Real Madrid y ayer comenzó a trabajar para estar a punto.

Hace dos meses, confesaba Ortega en la cadena Cope que el mayor talento físico al que había dirigido era Fernando Torres. «Muchos alaban cómo trabajo la resistencia, pero a mí me encanta la velocidad, porque eso no se entrena», afirmaba. Y esa velocidad es lo que más desea Simeone para su Atlético.

Publicidad

La llegada de Torres permite al Cholo tener más alternativas en ataque, combinar el juego de ataque con un delantero de área, un rematador como Mandzukic, y el juego al espacio que ha caracterizado siempre al Atlético para aprovechar el sprint de Torres. Incluso pueden jugar los dos como hicieron en su día Falcao y Diego Costa.