Deportes

La pizarra: En la final de Turquía no se rota

Publicidad

Galatasaray-Real Madrid

Carrusel de rotaciones en Mallorca. La apuesta más llamativa: la titularidad de Jovic y Vinicius. Todo fue una caricatura. La intensidad de los locales, el orden y su organización tuvieron su fruto pronto. Recuperación, un Madrid descolocado y contra letal. Sin tiempo para recuperarse llega el partido de Estambul, donde tiene que revertir la situación. Intensidad, ánimo, orden y organización. Necesita todo esto el Madrid en una final anticipada con la clasificación en juego. Deben volver los mejores.

Publicidad

Slavia- Barcelona: Ipurua, test para el infierno de praga

Publicidad

El Barça se preparó en Ipurua pensando en la Champions. Un concepto parecido: manejar el espacio. El Slavia es agresivo, con un «press» total, asfixiante por momentos, pero concede muchos espacios. Y este fue el guion de Ipurua, donde el Barcelona goleó fácil. La estrella, Griezmann, determinante en los tres goles. ¿Qué pasará en el infierno de Praga? Partido intenso, de contacto que exigirá el máximo en lo físico. Claves: Las vueltas de Piqué y Semedo y la velocidad de Dembélé.

Publicidad

Atlético-Levante: Prohibido fallar

El Atlético espera un rival cómodo, el Leverkusen, para asegurar la clasificación. No es un equipo que le pueda complicar la vida, pero los rojiblancos están muy fallones. Ante el Valencia, lo tuvo todo a favor en el primer tiempo para sentenciar, y sólo el VAR salió al rescate. En el segundo acto, bajón físico y la lesión de Joao Félix fue lo más llamativo. Esa ausencia del crack es lo más negativo para la Champions. El Cholo debe recuperar su identidad: 4-4-2, utilizando las subidas de Trippier y Lodi por los extremos.

Lille-Valencia: Un golpe de moral antes de Lille

Acude a Francia a buscar la clasificación. El equipo de Celades, que comenzó con dudas, manejó un segundo acto en el Wanda con mucha personalidad. La recuperación de Gayá, Rodrigo y Guedes le puede permitir dar el golpe definitivo en Champions. Gran solidez defensiva mostró ante el Atlético, bajo la batuta de un Parejo inconmensurable. El Lille, un rival complicado. Sin nombre, pero con un fútbol eléctrico. Habrá que fajarse. Un empate sería bueno en un grupo tan igualado.