El Atlético de Diego Costa

Derrota al Mallorca (0-2) con goles de Diego Costa y Joao Félix

Diego Costa recibe la felicitación de Felipe y Vitolo por su gol
Diego Costa recibe la felicitación de Felipe y Vitolo por su gol

Diego Costa se quitó de encima seis meses de sufrimiento, una eternidad de pelea con el gol. Despejó sus males de cabeza, con un centro de Koke desde la derecha que devolvía las cosas a su ser. A lo que ha sido siempre el Atlético de Simeone, impulsado por la precisión en el centro del ahora capitán y la contundencia de sus delanteros.

Seis meses ha tardado Costa en marcar, pero su gol llega cuando en el momento más necesario para él y para el equipo. Su presencia en la alineación ya era motivo de discusión, igual que la situación del Atlético después de tres partidos sin ganar. El gol es un refuerzo, además, antes de enfrentarse al Real Madrid. Es el único delantero que va a tener disponible Simeone después de la expulsión de Morata.

El «9» del Atlético entró en la segunda mitad, pero su presencia en el campo no llegó ni a los diez minutos. Dos amarillas consecutivas después de un roce con Xisco Campos lo mandaron al vestuario antes de tiempo.

Hasta entonces todo le salió bien al Atlético, que apretó en la primera mitad para solucionar el partido. Simeone hizo hueco en la alineación a Vitolo por delante de Lodi en la banda izquierda y a Arias en el costado derecho de la defensa. El colombiano era el único futbolista sin estrenar que tenía el equipo rojiblanco, pero parecía que fuera uno de los habituales. El Atlético encontraba un camino hacia el gol por el lado derecho y Arias siempre estaba presente.

Es capaz de llegar hasta el fondo y levantar la cabeza, como hizo en la primera mitad, para dar un pase atrás aunque Vitolo mandó el remate por encima del larguero. También puede llegar y disparar. El gol se le escapó por poco, rozando el poste derecho por fuera. Arias es imprevisible para los defensas, aunque en el Atlético no pudiera demostrarlo mucho la temporada pasada, y tiene físico para correr todo el campo hasta el último minuto.

Es la señal de que Simeone tiene la profundidad de banquillo que lleva años deseando. Como lo demuestra también Marcos Llorente. Apenas ha tenido oportunidades el mediocentro fichado del Real Madrid, pero muestra cosas que le costaba hacer en su etapa anterior. Como llegar al área contraria para rematar. Lo hizo en la pretemporada y lo hizo ayer en los pocos minutos que tuvo.Ha encontrado competencia en Thomas, que parece el mediocentro elegido por el Cholo. Tiene la potencia necesaria, ahora más controlada, para hacerse presente en los dos campos. Y un disparo lejano capaz de solucionar problemas a su equipo.

Pero el gol que confirmó la victoria rojiblanca fue de Joao Félix. La estrella que llegó al comienzo de temporada para decidir partidos ya suma. Fue un disparo a media vuelta, con la izquierda, no era sencillo. Aunque contó con la ayuda de un rebote en un contrario y del palo, que acabó metiendo la pelota en la portería.

Aunque no todo fue sencillo para el Atlético. El Mallorca, encerrado en su área durante la primera mitad por el empuje de los rojiblancos, se fue haciendo presente en el campo contrario. Y Kubo tuvo la mejor oportunidad para el gol de su equipo. Pero el remate del japonés rebotó dos veces en el poste sin que en el barullo posterior nadie acertara a meterla en la portería.

Era la misma en la que el Atlético había reclamado un penalti en la primera mitad por mano de Sastre. El defensa mallorquinista se abalanzó con el brazo por delante sobre Joao Félix, que intentaba una media chilena. El árbitro había señalado ya los once metros, pero se arrepintió después de la revisión del VAR porque la pelota había tocado previamente la mano del portugués. Tuvo su revancha después el «7» del Atlético. Su equipo ya empieza a reconocerse. Y lo hace justo antes de enfrentarse al Real Madrid.