Tamara Gorro alude a los problemas sexuales que ha tenido con Garay

Garay y Tamara Gorro han retomado la relación.

Ezequiel Garay y Tamara Gorro
Ezequiel Garay y Tamara Gorro en Mestalla. FOTO: @Tamara_Gorro

La influencer, muy activa en redes sociales, ha hablado en ellas de la pérdida de libido y de apetito sexual. Sin tapujos, Tamara Gorro ha hecho alusión a su experiencia con Ezequiel Garay, exfutbolista de Valencia y Real Madrid, entre otros equipos.

Ya sabéis que hablo de todo, sin tapujos ni miedo”, comenzaba diciendo la segoviana. “Más que un problema, diría que es un efecto secundario”, agregaba Tamara Gorro a modo introductorio.

No eres el mejor por tener mucho sexo ni el peor por no tenerlo”, proseguía la mujer de Ezequiel Garay.

Ambos se han dado una segunda oportunidad tras separarse en enero y aun así, Tamara Gorro reconoce tener menos ganas de sexo. “Cada etapa hay que asumirla y aceptarla. A quien le guste, bravo, y a quien no, adiós”, concluía.

Garay ha estallado en defensa de Tamara Gorro

Tras las críticas que ambos recibieron al retomar su relación, el argentino salía en defensa de su mujer señalando: “Nunca he hecho ninguna declaración sobre lo que lleva sucediendo estos meses. Pero es el momento de hacerlo, porque creo que todo tiene un límite y se está sobrepasando”.

“Cuando mi mujer y yo nos separamos, recibía miles y miles de mensajes de pena, tristeza y apoyo, mucho apoyo... incluidos los medios de comunicación. Hoy estamos juntos de nuevo y se está diciendo que todo era una mentira y nadie se alegra. Estamos viviendo en un mundo al revés, en el que prevalece lo malo, sobre lo bueno. Nos alegramos cuando a las personas les va mal y criticamos cuando les va bien. Pongámonos de acuerdo por favor y demos ejemplo a esta sociedad y a las nuevas generaciones”, agregaba Ezequiel Garay sobre su reconciliación con Tamara Gorro.

En defensa de Tamara Gorro, añadía: “Tuve que aguantar como se especulaba sobre mí y mi separación con mentiras. Dando voz a personas que inventan todo para hacer daño... que triste. También quiero decir que estoy cansado de que se insinúe que la enfermedad de mi mujer es una farsa. ¿Tiene que suicidarse como por desgracia en otros casos, para que se sepa que es verdad? ¿qué narices está pasando en este mundo? Ojalá fuese una mentira, porque no le deseo a nadie lo que ella está viviendo desde años, y por supuesto yo también como compañero de vida. Pero como ahora empieza a sonreír, ya no vale, ya es mentira... Todo esto es lo que provoca que no se avance en las enfermedades mentales, la duda”.

Dejemos que la gente se pelee, se arregle o se separen de por vida. Estoy convencido de que viviremos en un mundo mucho mejor. Termino diciendo que respeto el trabajo y la opinión de cada uno (incluidos los medios) y así siempre lo mostré, pero la mentira no. Muchas gracias. Sed felices”, finalizaba Ezequiel Garay.