Actualidad

Problemas gástricos hunden a Enric Mas

Enric Mas llegaba al Tour para aprender y lo que surgiera: para disputar el podio, para competir con Egan Bernal por el maillot blanco de mejor joven o para ganar alguna etapa. En eso estaba hasta que el Tourmalet lo castigó el sábado. Aunque aún estaba entre los diez primeros en la general, ya daba síntomas de debilidad.

Publicidad

Mas no ha sido capaz de aguantar el rirtmo de los mejores desde las primeras rampas. Se quedó antes que los esprinters, pero no era sólo cuestión de debilidad. El balear estaba enfermo, unos problemas intestinales lo condenaban. Perdió 31:29 y llegó con la útima grupeta, la de los esprínters. Por detrás de él, sólo seis corredores. Entre ellos, los velocistas Ewan, Morkov, Sagan, que fue penúltimo, y Richeze, el último.