20 años del primer Mundial que ganaron Xavi y Casillas

El 24 de abril de 1999, la selección sub'20 con Xavi y Casillas se impuso a Japón en la final del Campeonato del Mundo

Varela en primer plano con la Copa, y Xavi, Casillas y Aganzo, detrás, celebran el título

Casillas alternaba en la portería con Aranzubia y se perdió la final, que le tocaba jugar al guardameta del Athletic. Xavi ya mandaba, pero el capitán era Pablo Orbaiz, su compañero en el centro del campo, y los reconocimientos se los llevaba otro barcelonista, Gabri, que marcaba los goles junto a Pablo Couñago, que acabaría siendo el Pichichi del torneo.

Pero Casillas y Xavi aprendieron a ganar Mundiales hace 20 años. El 24 de abril de 1999, la selección española sub'20 era la primera en conseguir un título mundial para el fútbol español al derrotar a Japón en la final (4-0). Iñaki Sáez, que había cumplido años un día antes, era el seleccionador.

La final fue sencilla. En el descanso ya ganaba España por 0-3, con un gol de Barkero y dos de Pablo Couñago. Gabri completó la goleada en la segunda parte para que Pablo Orbaiz pudiera recoger la Copa tranquilo. El camino no había sido fácil, aunque el comienzo ante Brasil llenó de esperanza a la selección. Ganó 2-0, los dos de Gabri, a un equipo brasileño que tenía en el campo a Ronaldinho, Matuzalem, Juan y Fernando Baiano. En la segunda parte entró el ex barcelonista Geovanni y sin jugar se quedaron, entre otros, el portero Julio César y Fabio Aurelio.

Zambia y Honduras fueron los siguientes rivales en la fase de grupos. Después, Estados Unidos en octavos de final. Y, en cuartos, la aparición estelar de Casillas, que paró dos penaltis en la tanda contra Ghana.

El rival en semifinales fue Malí. Victoria por 1-3 con dos goles de Varela y uno de Xavi. Ahí también aprendieron los españoles que no siempre el Balón de Oro de un torneo pertenece al equipo ganador por mucho que lo merezca. El elegido fue el malí Seydou Keita, que después sería compañero de Xavi en el Barcelona.

Sólo quedaba la final por delante, pero la alegría para la selección española fue olvidarse de Kaduna, la sede en la que jugaron los cuartos y las semifinales. Las condiciones no eran las más favorables para preparar un torneo así. Los jugadores dormían con el chándal puesto a 40 grados para evitar las picaduras de los mosquitos y en la piscina había lagartos de los que algunos dicen, por el tamaño, que eran cocodrilos.

En aquella selección, además de Xavi y Casillas, estaba Marchena, otro de los que lo ganaron todo entre 2008 y 2012. Varios de ellos jugaron en Primera y algunos llegaron a ser internacionales. Otros, como Alex Lombardero, que jugaba entonces en el Lugo, tuvieron que abandonar el fútbol de manera prematura por culpa de una enfermedad degenerativa. Se ganó la vida trabajando en la ONCE y ahora es entrenador. Todos habían nacido en 1979, pero tres de ellos se adelantaron a su generación: Xavi, que había nacido en 1980, y los madridistas Casillas y Aganzo -actual presidente de la Afe-, que nacieron en el 81. Todos juntos enseñaron a ganar a la Roja cuando todavía no era la Roja.