Deportes

Wimbledon vuelve a resucitar a Djokovic

Como en 2018, el serbio recupera su mejor tenis en la Catedral

Novak Djokovic saluda a su equipo y a su familia después de ganar la final de Wimbledon 2022 a Kyrgios
Novak Djokovic saluda a su equipo y a su familia después de ganar la final de Wimbledon 2022 a Kyrgios FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El año 2011 fue en el que Djokovic pegó el estirón. Hasta ahí, el serbio sólo había conquistado un Grand Slam, pero desde ese año a este 2022 comenzó a recortar distancias con Nadal y Federer en la lucha por los «Grandes». En ese periodo de tiempo el serbio ha sumado 20, para el total de 21, mientras que Nadal ha aguantado el tirón conquistando 13 de sus 22 y Federer sólo ha podido sumar ya con cuentagotas: 4 de sus 20.

Únicamente una temporada se quedó Djokovic sin vencer en al menos uno de los cuatro Grand Slams. Fue en 2017. Lo que empezó con unas molestias en el codo derivó en una pérdida de confianza que arrastró durante un periodo largo. También, en cierto sentido, perdió la motivación al ganar por fin en 2016 Roland Garros, el único que le faltaba. La «resurrección» de Djokovic se produjo en Wimbledon 2018. Tras fallar ese año en enero en Australia (octavos de final), ser operado del codo en febrero y no pasar de cuartos en Roland Garros en junio, ganó la semifinal del All England Club a Nadal, con un 10-8 en el quinto set, y recuperó la energía y la confianza para volver a la pelea. La hierba ha impedido que otra vez cierre un año sin un título «Grande», ya que en principio no podrá participar en el US Open por no estar vacunado y hay dudas sobre lo que pasará en enero con Australia, porque con el lío del este curso le retiraron el visado. Pero tiene esperanzas. “Voy a descansar durante las próximas dos semanas, porque ha sido un periodo de competición muy duro”, dijo en rueda la conferencia de prensa posterior a su triunfo. “Luego, espero que me den alguna buena noticia sobre el US Open, porque quiero jugar. Si no ocurre, tendré que ver cómo queda mi calendario. No creo que vaya a torneos solo para conseguir puntos. Con el título aquí ya estoy clasificado para las Finales ATP, si no caigo del top 20. No estoy vacunado ni lo planeo. La única noticia que espero es el que quiten la norma de tener que estar vacunado o que me den una exención”, añadió.

«Para mí, Wimbledon siempre ha sido el torneo más especial, el que me motivó e inspiró para jugar a tenis. Cuando vi ganar a Sampras en 1992 le dije a mis padres que me compraran una raqueta», explicó el serbio. Eso de niño. Ya de profesional, ha sido el lugar donde recobrar la esperanza. “Este año no ha sido como los últimos; me afectó lo que pasó en Australia durante los primeros meses. Intenté dejar Australia atrás, pero todo el mundo me hablaba de ello, la prensa, gente alrededor del mundo. Necesité tiempo para que escampara, para que parara la tormenta. No estaba mentalmente ni físicamente bien. En Dubái, mi primer torneo del año, tenía mucha presión emocional, no me veía bien en la pista. Fui paciente y confié en que en algún momento estaría al nivel que quería estar. Wimbledon históricamente ha sido muy importante en muchos momentos de mi carrera. No es una coincidencia que este torneo haya sido tan importante en mi vida. Esto también es un alivio”, concluyó el ex número uno del mundo.