Última tarde sin competencia

Hay un momento en todos los partidos en el que Isco flota. Está sobre el césped, con los tacos entre la hierba, pero en realidad está flotando. Sucede cuando le han salido un par de cosas bien, o se ha llevado una ovación por recuperar un balón. Entonces se siente el dueño de la pelota, se le dibuja una sonrisilla y es capaz de hacer cualquier cosa que gran parte de los futbolistas del mundo ni siquiera imaginan. Sucedió contra el Barcelona, después de perseguir a Iniesta y al balón que finalmente dio el tercer tanto al Madrid. A partir de ese momento, Isco hizo lo que quiso. Se paraba, pisaba la pelota y buscaba otro regate imposible. Estaba en su salsa. Agotado, pero más feliz que nunca. «Está enchufado, en su mejor momento. Esperemos que siga con el mismo ritmo y la misma actitud», explicó Carlo Ancelotti después del encuentro de Copa, donde el andaluz fue titular y sólo descansó los últimos minutos para que jugara un canterano. Isco está aprovechando la ausencia de Bale para sumar partidos consecutivos jugando desde el principio. Hoy, en Granada, hará el quinto. De los doce primeros encuentros de la temporada del Madrid había sido titular en tres. Siempre por la ausencia de uno de los habituales.

Por número de minutos disputados hasta hoy, el once del Real Madrid está muy claro. El undécimo futbolista en tiempo es Carvajal; el duodécimo es Varane, con 709 a más de cien del lateral derecho. Detrás del francés, con 707 se encuentra Isco y ya después: Arbeloa, Illarramendi, Chicharito... El andaluz, hasta ahora, ha tenido que esperar a que haya un hueco entre los principales para poder participar. Fue titular contra la Real Sociedad, cuando no estaba Ronaldo. Jugó contra el Elche, porque en el equipo titular no salió Benzema y lo mismo sucedió en la «Champions», en el campo del Ludogorets. Después, desde el encuentro del Levante, ha cubierto la ausencia de Gareth Bale. «Isco está jugando muy bien. Espero que este momento se prolongue hasta el final de la temporada. Puede jugar con Bale. Ya lo han hecho y lo hicieron bien», explicaba ayer Ancelotti, que defiende a todos. La temporada pasada, en Liga, Isco y Bale comenzaron seis encuentros juntos. Este año ya llevan tres. Pueden jugar juntos sin problema, porque el rival de Isco no es Bale, sino un equipo definido en el que es muy complicado hacerse un hueco.

Estos últimos días Ancelotti ha defendido el papel de Bale, por si a alguien se le hubiese olvidado que en las dos finales del curso pasado rompió los dos empates: en el último suspiro en la Copa y en la prórroga en Lisboa. Lo hizo llegando hasta la línea de gol, cuando la gran mayoría de los futbolistas que estaban en el campo no podían ni respirar. Y se sacrificó en encuentros como el que el Real Madrid jugó en Múnich, en la vuelta de la semifinal de la Copa de Europa. Fue un centrocampista en el 4-4-2, con capacidad de llegar arriba y dar a Ronaldo el tercer tanto del partido. Bale podría volver contra el Liverpool el martes que viene y habrá que hacerle sitio porque se ha ganado galones para que no se le discuta. «Ningún futbolista se enfadará porque Bale merece jugar. Es uno de los mejores jugadores del mundo y uno de los más importantes en esta plantilla», explicó ayer Ancelotti.

Y viendo el once de ataque, Kroos es inamovible como mediocentro más cercano a la defensa, Benzema está en un momento inmenso, Ronaldo es indiscutible, James es el futbolista de campo que más minutos ha disputado hasta ahora y Modric está volviendo a su mejor forma. Junto a Bale, el Madrid ha repetido este ataque en seis partidos de nueve en Liga. Ancelotti cambia sobre todo por atrás. No por arriba.

Más que la de Bale, al que Isco sustituye ahora en el centro del campo, la posición que ocuparía sería la de James o Modric. «Los buenos jugadores siempre son compatibles y pueden jugar juntos», aseguraba el colombiano cuando le preguntaban si podían jugar él e Isco juntos, como han estado haciendo hasta ahora. «Quizá el jugador que más me ha sorprendido por su calidad en el equipo es Isco, me gusta mucho», continuó en la SER.

La temporada es muy larga y todos los futbolistas esperan que en algún tramo llegue su momento. Bien para dar descanso, por lesiones o por necesidades tácticas. Ancelotti aseguró ayer que si el Real Madrid va bien es porque «ha cambiado la actitud del equipo sin balón». Y uno de los que más ha cambiado en eso Isco. En su segunda temporada en el Madrid la experiencia ya le ha enseñado que queda mucho para el final. La campaña pasada puede que no fuese titular, pero fue, con 53 partidos, quien más encuentros jugó.

Granada: Roberto; Nyom, Babin, Murillo, Foulquier; Javi Márquez, Iturra, Héctor Yuste, Sissoko; Jhon Córdoba y Success.Real Madrid: Casillas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Khedira, Isco; James, Cristiano Ronaldo y Benzema.Árbitro: González González (castellano-leonés).