La falta de mano de obra amenaza las próximas campañas agrícolas

La crisis del coronavirus se ceba con el sector y hunde las ventas. Ovino, caprino, cochinillos, la flor cortada y los frutos rojos, los productos más afectados

Las consecuencias de la crisis del coronavirus ya han provocado que el campo haya debido hacer frente a la falta de mano de obra para las tareas de recolección y a las dificultades derivadas del transporte hasta las explotaciones. Estas mismas circunstancias van a condicionar la campaña de fruta de hueso, que está a la vuelta de la esquina en las zonas más tempranas del Valle de Guadalquivir. Por el contrario, en el caso de las naranjas se ha notado un significativo incremento de la demanda y también se han registrado subidas puntuales de los precios.

No obstante, la expansión del pandemia también ha provocado las primeras distorsiones y problemas de precios en el sector. De momento, los mayores perjuicios se han registrado en los mercados de ovino y caprino, los cochinillos y lechones, la flor cortada y las plantas ornamentales, el de los frutos rojos (especialmente la fresa) y se esperan también dificultades en la fruta de hueso, ya que la campaña está a punto de comenzar en las zonas más tempranas.

Ganadería

Las primeras consecuencias negativas se dejaron sentir hace ya más de diez días en tres tipos de animales muy concretos: los lechales, tanto de ovino como de caprino, y los cochinillos; la mayoría de ellos se destinan a restauración y al cerrarse los bares y restaurantes a causa del estado de alarma, las ventas cayeron en picado y dejaron de cotizar en las principales lonjas por falta de demanda. En las jornadas siguientes, las crisis se amplió a los corderos y cabritos de más peso, para los que tampoco se fijaron cotizaciones en la mayor parte de los mercados la semana pasada. Según fuentes de estos sectores, los ganaderos están entregando los animales sin precio. En el caso del porcino de capa blanca, también se han producido recortes en todas las categorías de animales, aunque también es verdad que se parte de niveles históricos.

Entre los subsectores agrícolas más afectados como consecuencia del Covid-19, destaca la crisis en los de flor cortada y plantas ornamentales. Con las tiendas especializadas cerradas, la demanda ha desaparecido. A este hecho se une el que nos encontramos en uno de los periodos del año de más consumo debido la sucesión de las fiestas como Las Fallas, Semana Santa y Feria de Abril de Sevilla, entre otras, que se han suspendido. Al igual que los ganaderos, los cultivadores de flores se han dirigido a sus comunidades autónomas y, sobre todo, al Ministerio de Agricultura pidiendo medidas de apoyo. En el caso de los frutos rojos de Huelva, especialmente la fresa, también se han producido problemas en forma de caídas de precios por el descenso de la demanda, tanto en España como en los mercados exteriores, y por los problemas en el transporte a destino.