Coronavirus

Guía básica para ir de vacaciones este verano

¿Cuándo se podrá viajar a otros países?, ¿será obligatorio usar mascarilla?, ¿cómo será viajar en avión? La Comisión Europea lanza una hoja de ruta para turistas y empresas

El confinamiento vacía las playas en el comienzo de las vacaciones de Semana Santa
Un hombre pasea el perro ante una señal de prohibido el paso en la entrada a la playa de la Almadraba de Alicante FOTO: Manuel Lorenzo EFE

La “nueva normalidad” no llegará al mismo tiempo en todos los países, ni siquiera en todas las ciudades de un mismo territorio. La movilidad interprovincial aún parece muy lejana en ciertas comunidades de España. Otras áreas que ven como las fases de desescalada evolucionan según lo previsto, ya ponen la mirada en los últimos días de junio y en la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones, aunque sea en un destino nacional. Los que tenían vuelos y hoteles reservados en un destino europeo también esperan noticias sobre la apertura de fronteras. A la espera de que la actividad turística se pueda recuperar, la Comisión Europea ha lanzado tres guías sobre las fases en las que se retomarán los viajes y en qué condiciones se producirán.

¿Cuándo se podrá viajar a otros países?

La Comisión Europea ha establecido un enfoque flexible en tres fases para retomar los transportes entre países. No obstante, la entrada en cada una de ellas variará en función de la situación de cada país miembro. La primera de ellas es la fase 0, es la actual, en la que se ha implantando el confinamiento, el cierre de fronteras y la restricción de desplazamientos no esenciales.

En la fase 1 se restaurará la libertad de movimiento mediante el levantamiento parcial de las restricciones y controles en las fronteras internas. Durante esta etapa, las restricciones de viaje y los controles fronterizos se levantarán gradualmente en toda la UE si la transmisión del Covid-19 alcanza unos niveles suficientemente bajos. Ante la posibilidad de que la recuperación no sea igual en todos los territorios, cada país podrá ir relajando sus restricciones nacionales. Además, la guía de la Comisión Europea titulada “Hacia un enfoque gradual y coordinado para restaurar la libertad de movimiento y levantamiento de controles fronterizos” establece que cuando un Estado miembro decida permitir viajar a su territorio o a regiones específicas dentro de su territorio, debe hacerlo de manera no discriminatoria, es decir, también tendrá que permitir viajar a todas las regiones o países de la UE con situaciones epidemiológicas similares.

La fase 2 (y última) consistirá en levantar todas las restricciones y controles relacionados con Covid-19, manteniendo las medidas de salud necesarias (higiene personal, distanciamiento, etc.) dentro de los territorios de los Estados miembros y manteniendo las campañas de información para prevenir nuevos contagios.

¿Podré visitar a familiares en la UE?

“Tan pronto como la situación epidemiológica lo permita, las personas necesitan poder viajar de manera segura para reunirse con sus familias”, señala el documento. A partir de la fase 1 se contempla el tránsito por razones profesionales y personales, como es el caso de visitas a familiares. La crisis ha provocado largos periodos de separación, señala la guía, aunque, en esta fase, solo serán posibles viajes entre países de la UE que se encuentren en la misma fase epidemiológica.

¿Qué criterios determinan el paso de fase?

La hoja de ruta proporcionada a los estados miembro contempla tres cuestiones a tener en cuenta al evaluar si es es hora de levantar gradualmente las restricciones de viaje y los controles en las fronteras internas. La primera de ellas son los criterios epidemiológicos, los países también deberán monitorizar los niveles de transmisión y contar con los medios sanitarios suficientes.

Medidas de contención y distanciamiento físico: una condición previa para levantar las restricciones de viaje entre países es la capacidad de garantizar que las medidas de contención, como el distanciamiento físico, se puedan seguir a lo largo de un viaje, desde el origen hasta el destino, incluido el cruce de fronteras.

Criterios económicos y sociales: el alto coste económico de la cuarentena lleva a la UE a aconsejar el levantamiento de las restricciones cuando sea posible y no prolongarlas más de lo necesario para “poner a la economía en el camino hacia la recuperación total”. Además, la necesidades de reunirse con familiares que residen en otros países de la UE también será un factor a tener en cuenta.

¿Será obligatorio el uso de mascarilla?

La guía de la Comisión Europea establece que los pasajeros deben usar mascarillas en los centros de transporte y vehículos utilizados para transporte colectivo, especialmente donde no se pueden tomar medidas de distanciamiento físico. Esta medida de protección hacia los pasajeros también se aplica a los trabajadores, que tendrán que usar equipos de protección.

¿Cómo será viajar en avión?

Los viajeros deberán reservar su billete preferentemente online para evitar aglomeraciones. La Comisión recomienda en su guía hacer el check-in por anticipado y online. En el proceso de espera hasta embarcar, se aconseja llegar con antelación, mantener la distancia de seguridad y usar mascarilla de manera obligatoria. En los aeropuertos y otras estaciones, se garantizará la limpieza y el acceso a geles desinfectantes para manos. Se podrán retirar mesas y bancos para evitar aglomeraciones y marcar carriles para orientar el flujo de pasajeros. También es posible que se tenga que instalar barreras de protección entre los pasajeros y el conductor.

Una vez en el avión, podrían separarle de los demás pasajeros, especialmente si viaja solo. No obstante, el documento señala que los asientos deben optimizarse en la medida de lo posible (por ejemplo, las familias pueden sentarse juntos, mientras que las personas que no viajan juntas deben estar separadas). Es posible que tenga que embarcar o subir por una puerta trasera como medida de protección para el conductor y usted mismo. Por otro lado, la compra de productos a bordo, incluso comida y bebida, podría no estar permitida para evitar contactos en la medida de lo posible. Además, en caso de que existan diferentes alternativas para llegar a un destino, se debe dar preferencia a aquellas opciones donde el distanciamiento físico puede ser adecuadamente asegurado.

¿Pueden rastrearme? ¿Para qué?

Entre las medidas destinadas a limitar el riesgo de infección, se encuentra el seguimiento de contactos que hayan podido tener posibles infectados mediante aplicaciones móviles, aunque siempre de forma voluntaria y orientado a detectar e interrumpir las cadenas de infección y reducir el riesgo de transmisión adicional. De por sí, el acceso a los servicios de transporte no deben estar sujetos al uso de aplicaciones de rastreo de contactos.

¿Y en crucero?

Los cruceros volverán a navegar en función de la salud pública y las fase en la que se encuentren los países interesados. Los brotes anteriores de Covid-19 en los cruceros han puesto de relieve la particular vulnerabilidad en ambientes cerrados durante viajes largos. Antes de reanudar los cruceros, los operadores de buques deben establecer procedimientos estrictos de limpieza a higiene para minimizar el riesgo de contagio. También se deberá garantizar la atención médica en caso de infecciones y las empresas deberán asegurarse que los puertos en los que hagan parada pueden proporcionar tratamiento médico a tripulación y pasajeros, garantizar repatriaciones y cambios de tripulación.

¿Podré recuperar mi dinero en caso de cancelación?

Doce países y numerosas aerolíneas han pedido relajar temporalmente las reglas que protegen a los consumidores y les dan el derecho a rechazar vales canjeables y reclamar el reembolso, aunque Bruselas ha respondido hasta ahora que esa opción solo puede ser voluntaria y que le corresponde a las compañías hacerlos “más atractivos” para los usuarios. Además, el reembolso de un vuelo se tendrá que producir en un periodo de 7 días. No obstante, si es el usuario que comunica que no puede viajar por el estado de alarma, la devolución tardará en efectuarse hasta 74 días. De ser así, el consumidor deberá comunicar a la aerolínea que solicita la resolución del contrato, en un plazo de 14 días.