Coronavirus

Vino, cereales, aceite y porcino, en difícil situación

Alerta por el efecto de la pandemia. Los bajos precios provocan una crisis de rentabilidad en las explotaciones

Campo de viñedos de la zona calidad de la Denominación de Origen Montilla-Morles
Campo de viñedos de la zona calidad de la Denominación de Origen Montilla-MorlesefeEFE

Los sectores de porcino ibérico, cereales, vino y aceite de oliva son los que despiertan en este momento más preocupación entre las organizaciones agrarias, cooperativas, consejeros de Agricultura y responsables del Ministerio debido a su falta de rentabilidad, como consecuencia fundamentalmente de los bajos precios en origen. En el caso del aceite de oliva, Luis Planas va a celebrar durante esta semana varias reuniones con representantes del sector para buscar una solución a este problema que se agrava con la perspectiva de una buena producción durante la próxima campaña, aunque todavía faltan cinco meses para que comience la recolección de aceituna de molino. De momento, Planas ha solicitado al comisario de Agricultura la prórroga del almacenamiento privado de aceite con el objetivo de provocar una subida de precios y permitir la recuperación del sector. Durante los últimos meses se retiraron del mercado mediante este instrumento 200.000 toneladas de aceite de oliva, que ahora deberían salir otra vez, por lo que se hace necesaria una prórroga.

En el caso de los cereales los problemas de los bajos precios se deben a la situación en los mercados exteriores y también a las previsiones de una buena cosecha en España, que podría alcanzar los 22 millones de toneladas en el caso de los de otoño invierno, según las primeras estimaciones de las cooperativas y los comerciantes. No obstante, los resultados de las primeras siegas en las comarcas más tempranas de Andalucía han sido inferiores a los que se esperaban. Entre la situación en el exterior y las previsiones de cosecha aquí, el mercado se ha orientado a la baja con importantes recortes la semana pasada, según reflejan las principales lonjas y los operadores comerciales. La evolución de la climatología durante las próximas semanas va a ser clave.

En el sector del vino también hay tensión debido a las existencias actuales y a las perspectivas de la próxima vendimia. Por este motivo desde el Ministerio de Agricultura se ha anunciado un plan de apoyo al mismo, que incluye medidas de destilación o vendimia en verde, entre otros instrumentos para gestionar el mercado. Se está a la espera de que aparezca publicado en el BOE. Finalmente, en el caso del porcino ibérico se han registrado importantes caídas de precios durante los últimos meses; el último ejemplo fue lo sucedido durante la semana pasada en la Lonja de Extremadura y en Salamanca. El cierre de la restauración, por un lado, con la reducción de la demanda de productos curados y de carne para consumo en fresco y un exceso de oferta tras un ciclo expansivo en la cabaña han sido los dos factores que han confluido y que han provocado esta situación.