Actualidad

Calvino vence a Calviño

Se ha prescindido del elevado perfil técnico y conocimiento de las “cocinas” euro-presupuestarias de Calviño en aras del liberal radicalismo de Donahue

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, durante un paseo por la ciudad de A Coruña en campaña electoral.
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, durante un paseo por la ciudad de A Coruña en campaña electoral.CabalarEFE

Al final hubo sorpresa y el resultado sobre la presidencia del Eurogrupo fue diferente al que adelantaban las apuestas. El respaldo de los países que representan más de las tres cuartas partes del PIB comunitario se diluyó frente al bloque de los pequeños encabezados por los Países Bajos, acérrimos partidarios del liberal candidato irlandés.

De haber alcanzado la victoria Nadia Calviño nuestra presencia en las instituciones comunitarias clave hubiera dado un paso adelante en la capacidad de negociación de España sobre la definitiva constitución de los fondos de ayuda para la reconstrucción económica.

Europa y su “geometría variable “tiene sus reglas no escritas y la decisión final ha prescindido del elevado perfil técnico y conocimiento de las “cocinas” euro-presupuestarias de Calviño en aras del liberal radicalismo de Donahue. Holanda y sus acólitos no han querido seguir esta vez las señales de los Mercados. Pero todos sabemos la proverbial versatilidad de los mismos.

Se abren muchos interrogantes sobre cómo se plantearán las próximas negociaciones acerca del programa de ayudas comunitarias. En principio un esquema más cercano a un rescate puro y duro ha tomado cuerpo y en el horizonte aparecen nubarrones con forma de “hombres de negro” con sus carteras repletas de drásticos recortes en el Gasto Público, severa fiscalización y políticas económicas “austericidas”.

La procelosa coyuntura económica actual es diferente a la vivida en 2012, aunque algunas manifestaciones sean equiparables. La Salud del Sistema Financiero está afianzada y la mayor liquidez a nivel mundial favorece costes inferiores en las emisiones de deuda, con independencia del mayor volumen total del endeudamiento.

En las exigencias que las autoridades comunitarias pongan para acceder a los cinco programas que la UE ha establecido para solventar las necesidades financieras derivadas de la Covid-19 reside nuestro futuro económico a corto plazo.

El Plan Nacional de Reformas que España presente deberá ser sancionado por Bruselas que acaba de apostar, indirectamente, por una mayor exigencia respecto a las grandes líneas que se debatirán en el seno de la Unión los próximos meses: transición energética, reducción del déficit fiscal estructural, empleabilidad digital y cómo afrontar una dolorosa reforma del sistema de pensiones.

Afortunadamente, en principio, la defensa de nuestros planteamientos recaerá en la vicepresidenta económica, que no tendrá que compatibilizar cargos. No hay mal que por bien no venga, a la hora de plantear medidas coherentes que convenzan a los “halcones” comunitarios.

Estos días conmemoramos el décimo aniversario de nuestra “Iniesta” victoria en el Mundial de Fútbol celebrado en Sudáfrica. A la vista de los acontecimientos, parece que los neerlandeses habían cocido a fuego lento su “venganza naranja”. En suma, esta vez Calvino ha vencido a Calviño.

Javier de la Nava es profesor de Economía Internacional en la Universidad a Distancia de Madrid, UDIMA, y analista en la Academia de P@pel