«El oro es una buena alternativa a los ahorros debajo del colchón»

Tomás Epeldegui, director general de Degussa en España explica las causas de la nueva "fiebre del oro" por la que la onza ha superado los 1.800 dólares

«El oro es dinero, todo lo demás es crédito». Con esta frase pronunciada por J.P. Morgan en 1912, resumía la seguridad que reporta el dorado metal. Esta afirmación es hoy más actual que nunca. Millones de inversores, gobiernos y bancos centrales, siguiendo las indicaciones del que fuera el banquero más influyente de su época, se han lanzado a comprar oro, el valor refugio por excelencia. En lo que llevamos de año, la onza se ha revalorizado un 19%, llegando a superar los 1.800 dólares y convirtiéndose así en el activo más rentable de 2020. Tomás Epeldegui, director general de Degussa en España, la mayor empresa europea minorista de metales preciosos, que no ha parado de trabajar ni un solo día durante el confinamiento para atender la gran demanda, explica por qué nos recomienda a todos poner un poco de oro en nuestras vidas.

¿Ha reforzado la COVID-19 el papel del oro como refugio?

El camino ya venía andado de atrás. La COVID-19 lo único que ha hecho es consolidar la demanda por la incertidumbre que la situación ha generado.

Entonces, ¿no solo el virus es la causa?

La demanada no sólo ha aumentado por la incertidumbre ante la situación económica, que es evidente, sino que también se están teniendo en cuenta las consecuencias de las medidas que están adoptando los bancos centrales, como la inundación de liquidez o los bajos tipos de interés. Cuando se reducen los rendimientos de los instrumentos de inversión más tradicionales, los inversores tienden a refugiarse en opciones alternativas, entre ellas el oro.

¿Cuánto se ha revalorizado la onza?

En lo que llevamos de año, un 19%. La demanda ha sido enorme, y no solo en oro físico. En todos los ETFs con respaldo de oro, las posiciones de compra están en volúmenes históricamente altos.

Entonces, ¿es buen momento para invertir en oro o hay que esperar a una caída del precio?

La pregunta que deberíamos hacerno es ¿en qué cotización se considera que el oro es caro? Cuando llegó a 1.200 dólares se dijo que que el oro estaba alto y, ahora, ya está en 1.800. No se trata de si es caro o barato, sino de lo que suba en el futuro.

¿Llegará a 2.000 dólares, como vaticinan algunos organismos?

Es posible. Algunos, como el Bank of America, lo sitúan en 3.000 dólares en un plazo de 18 meses. Las previsiones se están haciendo en un entorno de fuerte demanda, que entienden se mantendrá en el medio y largo plazo.

¿Han notado un incremento en sus ventas?

En Degussa, nuestras ventas experimentaron un crecimiento del 150% en el mes de marzo. También hemos detectado un número creciente de personas que nos han consultado y se han mostrado interesadas en invertir.

¿Por qué tenemos que poner oro en nuestras vidas?

Porque, aunque tenga sus altibajos a lo largo del tiempo, al final, obtenemos rentabilidades importantes. En los últimos 20 años, su revalorización ha sido del 542%. Además de mejorar los rendimientos de las inversiones, reduce la volatilidad y permite una liquidez inmediata. Es un seguro que protege al resto de inversiones de una cartera diversificada. Es un depósito de valor a largo plazo que cubre los riesgos que se corren con otras inversiones. Todos deberíamos tener entre un 5% y un 10% de nuestro patrimonio en oro.

¿Hay que ser rico para comprar?

Ni mucho menos. No se trata de riqueza, sino de proporcionalidad. En Degussa, disponemos de lingotes de 2,5 gramos de peso desde 152 euros. Lo importante es ir haciendo una hucha a lo largo del tiempo.

¿Qué características tiene el oro de inversión?

La normativa europea otorga la categoría de oro físico de inversión a los lingotes o barras de dos o más gramos de una pureza igual o superior a 995 milésimas y las monedas de pureza superior a 900 milésimas, acuñadas con posterioridad al año 1800, que sean o hayan sido moneda de curso legal en su país de origen y que sean comercializadas habitualmente por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro contenido en ellas.

¿Cuál es su ventaja con respecto al oro para joyería?

Los lingotes y monedas están exentos de IVA. Además, el coste de montaje no encarece su precio como sucede con las joyas.

¿Cuál es su fiscalidad?

Como he comentado, en la UE el oro físico de inversión goza de una fiscalidad especial que exime a los inversores del pago del IVA cuando adquieren piezas de dos gramos o más. En el IRPF, se incorpora como ganancia o pérdida patrimonial. En la venta, tributa por la diferencia entre el precio de compra y de venta como incremento o disminución parcial en la base del ahorro.

Dan mucho gato por liebre...

Siempre hay gente dispuesta a entrar en la picaresca. Por eso, recomiendo que siempre se dirijan a una empresa acreditada.

¿Cómo lo guardamos?

Mi consejo es mantenerlo en una caja de seguridad. Sin embargo, teniendo en cuenta que ni se estropea ni se oxida, y que no se deprecia, puede ser una buena alternativa para guardarlo «debajo del colchón». Según el Banco de España, uno de cada tres españoles todavía conserva parte de sus ahorros en casa.

Solbes dijo que no era rentable
Los últimos datos oficiales reflejan que hasta septiembre de 2019 los bancos centrales habían comprado un 73% más de oro físico que en 2018, concretamente 247,3 toneladas. Y ya en 2018 se habían batido los récords de adquisiciones de las entidades emisoras, con 651,5 toneladas, un 74% más que en 2017, según datos del Consejo Mundial del Oro. En total, los bancos centrales del mundo tienen casi 35.000 toneladas de oro en sus reservas. Este aumento de la demanda explica el incremento en su cotización. El país que más reservas atesora es Estados Unidos, con 8.133,5 toneladas. A cierta distancia, le sigue Alemania, con 3.363,6; el Fondo Monetario Internacional (FMI), con 2.814; Italia, con 2.451; Francia, con 2.436; Rusia, con 2.299,2, y China, con 1.948,3 toneladas (aunque los expertos consideran que la cantidad es mucho mayor que la de los datos oficiales). España ocupa la posición 21, con unas reservas de oro de 281,6 toneladas, después de que en 2007 se desprendiera de partes de las mismas por considerarla el ministro de Economía de aquella época, Pedro Solbes, una inversión poco rentable. Desde 2007, la onza de oro troy, una unidad de medida utilizada habitualmente para pesar los metales preciosos y que equivale a 31,1035 gramos, se ha revalorizado más de un 113%.