Los hosteleros dicen basta y acusan al Gobierno de usarles como “chivo expiatorio”

Las patronales y asociaciones del sector se manifiestan en Madrid para denunciar la falta de ayudas y “las limitaciones desproporcionadas”, que provocarán el cierre de 100.000 establecimientos y la pérdida de 1.00..000 empleos

“Hasta aquí hemos llegado, Ya no podemos aguantar más. O toman medidas o desaparecemos uno a uno antes de final de año”. Este es el sombrío futuro que auguraban hoy cientos de hosteleros que se concentraron a la Puertas del Palacio de Cibeles de Madrid para “decir basta” y exigir al Gobierno que, “de una vez por todas”, que ayude “de verdad” a un sector al que han “criminalizado, ninguneado y señalado como culpable de la extensión de la pandemia. Nos han usado como chivo expiatorio de su ineptitud”, exhortaron varios de los representantes que tomaron la palabra en este acto de reivindicación.

Cientos de profesionales de Hostelería de toda España y medio centenar de organizaciones de ocio y restauración reclamaron “medidas directas de apoyo” al sector y poner fin" a las restricciones exageradas impuestas a los locales". Bajo el lema #salvemoslahostelería enumeraron las reclamaciones que “siguen cayendo en saco roto en los oídos de todos los gobiernos”, tanto el central como los autonómicos y locales. A todos ellos han reiterado de nuevo su listado de reivindicaciones: una “gestión conjunta y eficaz” de las medidas sociosanitarias, la ampliación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), exoneración de las cotizaciones en los negocios que tengan una apertura parcial y una exención del 100% a los que estén cerrados como aprobó ayer el propio Ayuntamiento de Madrid-, ayudas a fondo perdido para los negocios con facturaciones inferiores al 25% de lo habitual, más líneas de liquidez, ampliación de dos años de los periodos de carencia de la financiación recibida por el coronavirus y bonificaciones fiscales tanto en costes de arrendamientos y suministros como en impuestos especiales y tasas municipales.

“Aquí siempre vamos por detrás. En muchísimos países de Europa se han implementado medidas de acompañamiento directo, que han salvado muchas empresas. Aquí ha sido al contrario, se ha forzado a las empresas a que cierren, se ha limitado el trabajo y no se nos ha escuchado para la toma de decisiones en nuestro sector. Y lo peor es que encima el Gobierno nos ha señalado injustamente como culpables de los rebrotes”, expresó a LA RAZÓN el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, que también advirtió del “cabreo generalizado” de los hosteleros, que puede estallar en cualquier momento, porque “son muchas familias las que están desesperadas por culpa del desamparo que sufren”.

Y las cifras les dan la razón. Según datos proporcionados por las patronales, 40.000 establecimientos no han levantado la persiana, 60.000 han cerrado ya, 400.000 empleos directos se han perdido ya otros 600.000 “penden de un hilo”. A ello hay que sumar la pérdida del 50% de la facturación del sector, en comparación con la misma fecha del año pasado. Son alrededor de 67.000 millones de euros de ingresos perdidos. “Una catástrofe”, sentenció Yzuel.

Los empresarios del ocio nocturno también alertaron de que durante los próximos meses “se acumularán miles de concursos de acreedores, desahucios, cierres y, por tanto, destrucción de empleo”, avisó el presidente de la Plataforma por el Ocio y la Cultura de Madrid, Javier Olmedo, que achacó esta situación a “las desproporcionadas restricciones y la falta de ayudas al sector”. Aseguran que la situación les ha condenado a vivir en “una situación de total desesperación y con la temporada estival finalizada, el 50% de los locales de restauración y el 80% de los locales de ocio nocturno, están condenados a presentar concurso de acreedores antes de final de año si no reciben ayudas de manera inminente”.