Planes de pensiones: ¿cuánto aportar y cómo rescatar el dinero antes de tiempo?

Son un producto de ahorro atractivo por su fiscalidad y porque permiten complementar los ingresos en el momento de la jubilación

La cantidad máxima que se puede desgravar anualmente por los planes de pensiones es de 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos anuales del trabajo

Los planes de pensiones son una opción atractiva para complementar los ingresos en el momento de la jubilación. Son un producto que permite aportar anualmente una cantidad de dinero determinada para, en el futuro, disponer de ese ahorro más la rentabilidad acordada con la entidad financiera y mejorar la pensión pública.

Uno de los beneficios más atractivos de los planes de pensiones es su fiscalidad, que permite reducir la base imponible del IRPF. Actualmente, la cantidad máxima que se puede desgravar anualmente es de 8.000 euros o el 30% de los rendimientos netos anuales del trabajo y de actividades económicas (la menor de ellas será la que finalmente sea efectiva). Si en un año las aportaciones exceden ese límite, la cantidad que sobrepase puede ser trasladada a los cinco siguientes ejercicios fiscales, según explica dl Instituto BBVA de Pensiones.

No obstante, este límite puede cambiar el próximo año. Si se aprueba el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021, la cantidad que se puede desgravar por los planes de pensiones bajará hasta los 2.000 euros.

¿Puedo rescatar un plan de pensiones antes de tiempo?

Los planes de pensiones se ofrecen habitualmente vinculados a la contratación de una hipoteca para pagar menos intereses por el préstamo y son productos que están pensados para que se disfurte del ahorro en el momento de la jubilación. En principio, no se pueden retirar los fondos de un plan de pensiones antes del retiro, pero hay algunos casos excepcionales en los que se permite rescatar el ahorro.

La ley recoge que para liquidar el plan de pensiones si todavía no se ha accedido a la jubilación es necesario encontrarse en una situación de desempleo de larga duración (estar apuntado como demandante de empleo ininterrumpidamente durante, al menos, doce meses), incapacidad laboral, situaciones de dependencia severa o gran dependencia, enfermedad grave o fallecimiento del titular.

Además, desde el pasado mes de marzo también se incluye dentro de los supuestos de liquidez excepcional de los planes de pensiones a la situación de desempleo como consecuencia de un ERTE y el cesde de actividad o la reducción en un 75% o más de la facturación de los autónomos que se produzcan como consecuencia de la pandemia.

¿Cuál es la mejor fórmula para rescatar un plan de pensiones?

Cuidado con rescatar un plan de pensiones, porque también implica cumplir una serie de obligaciones fiscales. El cobro del ahorro que se ha ido generando a lo largo de los años tributa como rendimientos del trabajo, por lo que se le aplicará el tramo del IRPF correspondiente a la base imponible.

Estos son los tramos para 2020:

Base Imponible (euros)
Tipo IRPF
Desde Hasta
0 12.450 19%
12.450,01 20.200 24%
20.200,01 35.200 30%
35.200,01 60.000 37%
60.000,01 130.000 45%
130.000,01 300.000 47%
300.000,01 49%

Existen varias formas de rescatar un plan de pensiones. La primera de ellas es el rescate en forma de capital, es decir, cobrar de golpe todo el dinero que se ha ido ahorrando a lo largo de los años, lo que también supone estar obligados a tributar por un tipo más elevado. Otra de las opciones es liquidar el plan de pensiones en forma de renta periódica para tener unos ingresos fijos mensuales, pero existe la posibilidad de que no se llegue a cobrar todo el dinero que se ha ido ahorrando o que se agote antes de lo esperado.

Una mezcla de las dos anteriores es el rescate mixto, que permite obtener un primer pago inicial de la cantidad que acordemos con el banco y una serie de retribuciones mensuales. También es posible negociar con el banco una pensión vitalicia que salga de los ahorros generados para tener una mayor tranquilidad y estabilidad económica.