¿Ha tocado fondo el euribor?

Tras cerrar enero con un nuevo récord negativo, los expertos creen que, si no ha llegado al final de su recorrido bajista, está próximo a hacerlo

Una comercial consulta unos documentos en el interior de un piso piloto en una urbanización de Madrid
Una comercial consulta unos documentos en el interior de un piso piloto en una urbanización de Madrid@ JESUS G. FERIA.La Razón

Mes tras mes, los hipotecados se han acostumbrado en los últimos años a ver al euribor batir récords negativos. Lo que en un primer momento parecía una anomalía transitoria ha terminado por convertirse, utilizando la terminología pandémica, en la “nueva normalidad” del tipo al que están referenciados la mayoría de los préstamos hipotecarios en España. Pero aunque algunos ya han advertido de que es muy probable que vivamos una década de euribor en negativo, los expertos también creen que, si no ha tocado fondo ya, está muy próximo a hacerlo por efecto de las políticas monetarias del Banco Central Europeo (BCE).

El eurobanco está cobrando en este momento a las entidades financieras del Viejo Continente por guardarles su dinero. Es lo que se conoce como tasa de facilidad de depósito y, en estos momentos, está situada en el -0,5%. Este nivel de la tasa es el que, según los expertos, dará probablemente fin a la espiral bajista del euribor, que cotiza en parecidos baremos.

El euribor no es más que el tipo de interés interbancario al cual se prestan dinero unos bancos a otros. A causa de las políticas ultra-expansivas puestas en marcha por el BCE en los últimos años para estimular la economía de la eurozona, el dinero “sobra” y guardarlo se convierte en un problema para las entidades, que no encuentran prestatarios suficientes -o que les ofrezcan garantías- para dar salida al crédito y tienen que optar entonces o bien por guardarlo en el BCE o bien por prestárselo a otra entidad que pueda darle uso.

¿Cuál es el problema para las entidades? Si el banco no encuentra a quién colocar el dinero y decide depositarlo en el BCE, el eurobanco le va a cobrar un interés de medio punto porcentual [la tasa de facilidad de depósito]. Por ello, la entidad está dispuesta en principio a volver al mercado interbancario y prestar ese dinero a sus competidores incluso pagándoles. ¿Cuánto? “Un 0,10%, un 0,25%, un 0,40%,… se entiende que el límite vendría marcado por ese 0,50% a pagar en el BCE”, explican desde sincomisiones.org. Es decir, si el euribor se instalase por debajo del -0,5%, a los bancos les costaría más prestarse dinero entre ellos que depositarlo en el BCE, lo que debería empujar a las entidades a guardarlo en el eurobanco provocando subidas del euribor. Eso es lo que hace pensar a los expertos que, si no ha tocado suelo, está próximo a tocarlo. “Si nos fijamos en la evolución del euribor durante este mes de enero, sí parece que ha tocado suelo. Para hacernos una idea, este índice cotizó el 4 de enero en el -0,502% y bajó hasta el -0,510 el 8 de enero, pero desde entonces, su cotización se ha estancado. De hecho, su valor incluso se ha situado por encima del -0,5% algunos días, como el 13 o el 22 de enero (-0,498%)”, asegura Miquel Riera, experto en hipotecas de HelpMyCash.com.

Más factores

Pero además de la barrera psicológica que supone el -0,5% de la facilidad de depósito del BCE, existen otros factores que, según sincomisiones.org, hacen pensar que el euribor ha llegado a su límite. En primer lugar, los expertos de la web aseguran que si bien el BCE decidió hace tiempo mantener los tipos de facilidad de depósito en el -0,5%, en septiembre de 2019 ya realizó unas modificaciones en el sistema para establecer dos tramos de remuneración y, con ello, dejar fuera de la obligación de pago una parte del dinero que depositan las entidades. Esto alivió en su momento a las entidades y el euribor mensual pasó del -0,339% de septiembre de 2019 al -0,253% de enero de 2020. “La medida ya logró su efecto hasta que la pandemia llegó”, advierten.

Desde comienzos del año pasado, además, está operando el llamado euribor plus, una nueva versión mejorada del índice que lo que hace es calcular el tipo medio de préstamos interbancarios pero no con datos hipotéticos como se venía haciendo sino con datos reales de préstamos formalizados. Para calcularlo, se amplió la muestra a más bancos y se dotó de mayor transparencia el cálculo, “razón por la cual vamos a poder ver un indicador mucho más pegado a la realidad”, aseguran desde sincomisiones.org. Eso sí, también será más volátil, advierten.

Para este comparador financiero, también es interesante ver el efecto que comienza a tener el traslado de costes al cliente final. “Es público y notorio que las principales entidades bancarias del país están transfiriendo [a través de comisiones] la penalización que les aplica el BCE a los usuarios a partir de cierto volumen de dinero en cuenta a la vista. Bajo esta premisa, si el banco de turno reduce su gasto en intereses, no es descabellado pensar que empujará al euribor a sus niveles lógicos”, añaden.

Caída y rebote

Que el euribor esté próximo a encontrar su suelo no significa de todos modos para los expertos que no vayan a registrarse todavía mínimos más allá del -0,5%. “Aunque no es impensable que pudiese llegar a alcanzar el -0,7%, difícilmente se mantendría en el tiempo en ese nivel”, explica Simone Colombelli, director de hipotecas de iAhorro.com. En su opinión, “es algo que desvirtuaría el mercado a largo plazo”. Para sincomisiones.org, la historia reciente ha demostrado que “técnicamente, el euribor ha llegado a cotizar por debajo de esa frontera de -0,50% por causas de deterioro económico objetivo”. Sin ir más lejos, este mismo mes. Pero, en su opinión, los factores arriba apuntados -la tasa de facilidad de depósito, el euribor plus y el traslado de costes a los clientes- invitan a pensar que no permanecerá mucho tiempo por debajo de esas cotas.

Cabría la posibilidad de que el euribor profundizase en sus números rojos de una forma más permanente. Pero, para ello, necesitaría un empujón del BCE en forma de otro recorte de la tasa de facilidad de depósito, explica Miquel Riera. Por eso, dice, habrá que estar atentos a los movimientos de la institución que dirige Christine Lagarde para estimular la economía si la situación empeora con la pandemia del coronavirus.

En términos generales, Colombelli asegura que “podemos decir que 2021 no será un año muy diferente a 2020 en lo que al euribor respecta y, en consecuencia, reducirá el coste total para adquirir una casa al bajar el tipo de interés”. En este sentido, en su opinión es probable que cobren protagonismo otras costumbres en el mercado hipotecario español, como la subrogación. “Por no hablar de las hipotecas fijas, que continuarán ganándole terreno a las variables por lo bajos que se encuentran sus tipos, asegurando una cuota de por vida inusualmente baja para este tipo de hipotecas a todos los que la contraten”, remata.