El timo del falso técnico del gas: consejos para evitar fraudes y plazos de las revisiones reales

La frecuencia de estos engaños aún se mantiene en auge, por lo que la Policía Nacional ha decidido recordar todo lo hay que saber para evitar caer en las redes de estos delincuentes

Economía.- Las tarifas de gas del mercado libre, hasta un 37% más caras que las reguladas, según un estudio de Facua
Imagen de un calentador de gas EUROPA PRESS

La estafa de los falsos trabajadores del gas es tan longeva por su persistente efectividad. Todos conocemos a alguien o incluso hemos sido víctimas en primera persona de este engaño en el que unos supuestos trabajadores de la compañía de gas llaman a nuestra puerta para revisar la instalación. Su uniforme, equipamiento, documentos con el logo de la empresa y discurso les evitan levantar sospechas. A esto se suma al desconocimiento de las revisiones y el miedo que provoca el gas, alertaba la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya en 2018. La frecuencia de estos fraudes aún se mantiene en auge por lo que la Policía Nacional decidió recordar hace unos días todo lo hay que saber sobre la revisión del gas para evitar caer en las redes de estos delincuentes.

El problema de sufrir uno de estos timos es tanto económico como de seguridad. OCU subraya que además de tener que hacer frente a un pago elevado por una falsa revisión, la manipulación de la instalación por personal no autorizado puede conllevar riesgos. Incluso en algunos casos, las visitas realizadas por falsos revisores han sido utilizadas para robar.

Técnicas de engaño

Detectar a estos timadores no es una tarea sencilla, por lo que la Organización recoge algunas de las principales triquiñuelas que usan para perpetrar estos delitos:

-Visten de uniforme para que les asocie con alguna de las empresas del sector.

-Muestran certificados falsos o que no tienen que ver con las revisiones.

-Se hacen pasar por trabajadores de empresas conocidas de gas y electricidad.

-Le amenazan con cortar el suministro si no hace la revisión.

-Al mínimo despiste se apropiarán de objetos personales.

-Utilizarán como argumento que sus vecinos ya lo han hecho.

-Le pedirán pagar en efectivo, aunque aceptarán una rebaja con tal de salir de la vivienda con algo de dinero.

“Sin embargo, hay determinadas revisiones que sí son necesarias realizar, y que son las que entre otras cosas nos garantizan la seguridad de la vivienda. Conocerlas le evitará muchos engaños”, añade OCU. Precisamente, la Policía Nacional recuerda los plazos y los procedimientos habituales para revisar varios tipos de instalaciones de gas. Lo primero que debe tener en cuenta es que es obligatorio revisar la caldera una vez cada dos años, mientras que la instalación de gas solo se debe revisar una vez cada cinco años.

Si en su casa tiene gas canalizado, las empresa contactará con usted previamente, siempre mediante carta. Además, los pagos nunca son en metálico, sino que le aparecerán en el recibido de la factura siguiente. Y en caso de anomalías, el técnico le entregará un informe para que usted se los facilite al servicio técnico que vaya a corregir las mismas. Por otro lado, si en su lugar tiene gas envasado, es el propio usuario el que debe contactar con un técnico, el pago de la revisión se realizará en el momento y si aparecen anomalías, el técnico le ofrecerá un presupuesto para la reparación.

Teniendo en mente estas advertencias e información relevante debería estar más protegido contra estos fraudes, aunque la Policía Nacional añade otras cuatro recomendaciones de seguridad en la misma línea que las de OCU.

1. En todos los casos, el técnico le facilitará una copia del acta de inspección.

2. Desconfíe si se persona alguien en su domicilio y le manifiesta que le cortará el suministro si se niega a hacer la revisión.

3. Cuando tenga dudas sobre la identificación del técnico, contacte con su distribuidora usando el número que teléfono que aparezca en su factura.

4. Cada comunidad autónoma fija el importe máximo a cobrar en las inspecciones, debe consultar el de su comunidad.