Qué debes tener en cuenta antes de comprar un smartwatch o una pulsera de actividad

Aunque comparten muchas funciones, no son lo mismo. Antes de gastar de más, debe preguntarse cuáles son sus necesidades y qué funciones necesita que incluya, entre otras cuestiones

Imagen de un reloj inteligente
Imagen de un reloj inteligenteServicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS

Antes de gastar de más en un smartwatch o en una pulsera de actividad, debe conocer sus propias necesidades. ¿Para qué lo quiere?, ¿qué funciones necesita que incluya?, ¿tiene que ser una extensión de mi móvil? Estas son algunas de las cuestiones que se debe plantear. Para ayudarle a elegir, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una guía de compra que resuelve las principales dudas a la hora de decirse por un wearable

¿En qué se diferencia un reloj inteligente de pulsera de actividad?

Aunque comparten muchas funciones, no son lo mismo. Un smartwatch además de incluir opciones fitness para medir la actividad e incluso pulsioxímetro, tensiómetro y electrocardiograma, también permite conectarse con el teléfono para recibir llamadas, mensajes, controlar algunas aplicaciones y muchos incluyen tecnología NFC que permite pagar las compras con solo acercar la muñeca al terminal de pago. Las pulseras de actividad se centran en funciones relacionadas con la salud y también suelen incluir GPS, son resistentes al agua y monitorizan el pulso y el sueño. Además, su batería es mucho más duradera que la de los relojes inteligentes y su precio más económico: las pulseras son, de media, en torno a 100 euros más baratas que los smartwatch.

Existen híbridos

Se trata de relojes que tienen el aspecto de un reloj tradicional, pero que incluyen las funcionalidades de un smartwatch o de una pulsera de actividad, aunque limitadas. Por ejemplo, permiten recibir avisos de que se ha recibido un mensaje o monitorizar su actividad física, aunque tendrá que recurrir a tu smartphone para visualizar los datos.

¿Cuánto cuesta un wearable?

Las marcas líderes del mercado de wearables, es decir, tanto de smartwatches como de pulseras de actividad, son desde hace tiempo Apple y Samsung, a los que se han unido Huawei y otros fabricantes chinos como Xiaomi, Realme, Oppo, por su coste reducido, señala OCU.

En cuanto a precio, hay que tener en cuenta que las pulseras de actividad son más baratas y van desde los 10 euros hasta los 200 euros en el caso de las mejor equipadas. Los smartwatches, por su parte, se pueden encontrar desde unos 30 euros. No obstante, su precio medio es de 200 euros, explica la Organización de Consumidores y Usuarios, pudiendo alcanzar los 400 euros. Por último, los híbridos se pueden adquirir a partir de 100 euros.

¿Cuánto duran las baterías de los smartwatches?

Obviamente dependerá del modelo, pero suelen durar de media entre uno y tres días, los menos autónomos, y las dos semanas, los más autónomos. Las baterías de las pulseras de actividad tienen una duración superior y con la mayoría podrás olvidarte de cargarlas durante una semana, explica OCU.

¿Dónde encontrar las mejores ofertas?

En general en tiendas online, si bien no hay que perder de vista ofertas puntuales en las tiendas físicas de Mediamarkt, Carrefour, Fnac, etc.

¿Puedo conectar un smartwatch con un teléfono de otra marca?

Sí, siempre que sean compatibles. Algunos wearables solo son compatibles con teléfonos Android, como los modelos de Realme, y otros, solo con iPhone, como los de Apple.