¿Por qué se endeudan los españoles? Estos son los tres motivos más frecuentes y cómo hacerles frente

La crisis de la Covid-19 ha hecho que miles de hogares se tengan que enfrentar a una pesada mochila de deudas con las manos vacías. La Ley de la Segunda Oportunidad es el principal solución a este problema

Una persona mira su cartera en la que solo hay un billete de 10 euros
Una persona mira su cartera en la que solo hay un billete de 10 euros

Pedir un préstamo para pagar la compra de una vivienda, un coche, el aparato dental o los estudios es una práctica habitual. La mayoría de las familias saben gestionar su devolución para evitar un sobreendeudamiento, pero la crisis de la Covid-19 ha provocado que otros muchos hogares se hayan visto con las manos vacías y con una pesada mochila de deudas a su espalda. Al igual que ocurrió en la crisis de 2008, miles de españoles han entrado ahora en una espiral de números rojos de la que no podrán salir sin ayuda. La vergüenza y el miedo a ser juzgados por su crítica situación económica son barreras que los afectados tiene que superar para acceder al salvavidas de la Ley de la Segunda Oportunidad, un mecanismo con el que se puede conseguir la exoneración de todas las deudas si se cumplen una serie de requisitos.

¿Por qué nos endeudamos?

Pero antes de solucionar el problema hay que encontrar su raíz. Luis Miguel Díaz, director legal y mediador concursal de Deudafix, proveedor de insolvencia personal de más rápido crecimiento en España, explica los tres motivos más frecuentes de endeudamiento en España:

-Cambios de circunstancias personales y económicas: ya sea por motivos laborales (desempleo), de salud (enfermedad), personales (divorcio) o externos (crisis de la Covid), los ingresos varían a lo largo de la vida y algunas personas deciden acudir al banco para solicitar un préstamo y así poder hacer frente a los gastos habituales y a las cuotas de préstamos ya adquiridos. Pero es la pescadilla que se muerde la cola, ¿cómo pagamos el préstamo para cubrir otros?

-Condiciones de los préstamos: en muchas ocasiones los afectados se encuentran con intereses y/o condiciones realmente abusivas de los préstamos. “Pedir un préstamo rápido para pagar otro no nos va a ayudar a resolver el problema, sino que lo va a complicar todavía más”, advierte Díaz.

-Pérdidas empresariales: en el caso de los autónomos, miles de ellos han visto como debido a diferentes situaciones inesperadas, como por ejemplo la Covid, su negocio ya no es viable, ya que han aumentado los costes financieros/gastos de explotación o simplemente las ventas han disminuido, matiza. “Sin poder trabajar, el endeudamiento solo puede crecer, por lo que hay que actuar y frenar esa situación”, subraya.

¿Cómo funciona la Ley de la Segunda Oportunidad?

Los particulares y autónomos que se encuentren en una situación financiera crítica pueden cancelar todas sus deudas gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad. Esta salida resultará especialmente útil para aquellos pequeños empresarios que hayan tenido que cerrar sus negocios en el último año al generar deuda y no poder hacer frente a ella. El principal requisito para acogerse a esta ley que entró en vigor en 2015 es haber actuado de buena fe e intentar llegar a un acuerdo con los acreedores para aplazar la deuda. A esto se suma la obligación de no tener deudas que superen los cinco millones de euros; no haber cometido delitos socioeconómicos ni haber recurrido a la Ley de la Segunda Oportunidad en los 10 años anteriores y no haber rechazado una oferta de empleo considerada adecuada a las capacidades de la persona deudora durante los últimos cuatro años. Eso sí, hay que tener paciencia porque los solicitantes deben esperar entre 12 y 18 meses en España.