Pesquera contra Pesquera

Tras la muerte del fundador, la familia echa más leña al fuego en un conflicto que ha partido por la mitad el negocio y que amenaza con menoscabar el prestigio de una de las bodegas impulsoras de la creación de la D.O. de Ribera del Duero

Alejandro Fernández, junto a su exmujer y sus hijas
Alejandro Fernández, junto a su exmujer y sus hijasSandra PovedaSandra Poveda

«Después de un año de no ver Pesquera porque el trabajo me lo impidió, subí al cotarro de las bodegas y en aquel alto feliz fui yo». Así comienza la letra de una de las canciones de tanto le gustaba cantar al fundador de Bodegas Tinto Pesquera, Alejandro Fernández, y que, incluso, acabó entonando en la una cata vertical en Inglaterra, en la Hacienda más antigua del mundo, para sorpresa y deleite de todos los presentes. Fernández falleció el pasado 22 de mayo, a los 88 años (hubiera cumplido 89 el próximo 11 de agosto), en Santander de forma repentina, pocas horas después de presentar uno de sus vinos en un restaurante de la capital cántabra. El creador de los que son probablemente los mejores vinos de la Ribera del Duero, junto a Vega Sicilia, murió lejos de su querida bodega, en la que fue tan feliz, que abandonó en 2018, y que nunca volvió a pisar.

Su negocio fue el sueño hecho realidad de un niño al que le gustaba hacer vino a la manera de siempre, como lo hacían sus padres y, antes, sus abuelos. «Yo hacía un pequeño vino para casa y lo hacía muy bien porque tenía mucha afición. Entonces, me decía a mí mismo: “si algún día tengo dinero, haré una bodega”», relataba Fernández.

Y así lo hizo. Junto a su mujer, Emilia Esperanza Rivera, compró tierras, plantó viñas y creó su bodega. Sin embargo, hacia el final de su vida, el sueño se tornó en pesadilla.

El divorcio

El motivo: el conflicto familiar que acabó en el divorcio en 2018 de la que fue su mujer durante seis décadas, cuando ambos eran ya octogenarios. Una historia, con tintes de «soap opera» americana, y que, lejos de resolverse tras la muerte del fundador, amenaza con enmarañarse más judicialmente y extenderse «sine die» en el tiempo debido a los numerosos procesos abiertos.

Recientemente, se filtraba el contenido del testamento de Fernández, en el que desheredaba a sus tres hijas mayores, Lucía, Mari Cruz y Olga, y nombraba heredera única y universal a la más pequeña, Eva. El 25% de la legítima hacía a sus cinco nietas legatarias de la cuarta parte de la participación que tenía su abuelo en el negocio familia, al resultar sus madre desheredadas.

Alejandro Fernández y su esposa estaban casados en régimen de bienes gananciales, por lo que ambos tenían idéntica participación en la empresa, el 49,72%. El restante 0,56% se repartió a partes iguales entre las cuatro hijas del matrimonio (0,14% cada una). «La mitad de lo que hay en mi casa es suyo, lo ha ganado, ojalá todas las mujeres fueran como ella», decía en 2010 sobre su todavía esposa. También tenía palabras de elogio para sus cuatro hijas: «Para mí, son todas iguales, cada tiene una misión, lo que no tiene una lo tiene la otra, y lo hacen muy bien trabajando duro todos los días».

Eran tiempos de paz y armonía, en los que todos los miembros de la familia Fernández Rivera remaban en la misma dirección. Entonces, nada hacía presagiar el tsunami que se avecinaba y que ha partido por la mitad no solo la familia, sino también un negocio muy próspero, sin endeudamiento y con un importante excedente de tesorería. Tras el cisma familiar y empresarial, y una sentencia judicial que impedía a la empresa utilizar la imagen del bodeguero, Emilia Esperanza y sus tres hijas mayores rebautizaron en 2019 el Grupo Pesquera como Familia Fernández Rivera, que comercializa Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa La Granja y El Vínculo, entre otras marcas; mientras, Alejandro creó una nueva compañía y elaboró sus propios vinos: Alejandro Fernández (Pesquera Original) Signature Wines. Unos movimientos que se pueden interpretar como un verdadero Pesquera contra Pesquera (o Fernández contra Fernández). Y es que en estos tres años, las demandas por falsedad de documento mercantil o administración desleal han sido la tónica habitual. Un conflicto que, sin duda, está haciendo mella en el prestigio de una de las bodegas impulsoras de la creación de la D.O. Rivera del Duero, y una de las más reconocidas tanto en España como internacionalmente, especialmente a raíz de que el gurú estadounidense del vino, Robert Parker, catalogara Janus (su gran reserva) como uno de los cinco mejores vinos del mundo, otorgándole una puntuación de 100 sobre 100.

Los motivos

¿Qué ha pasado para que una familia que parecía una piña se haya roto de esta manera tan dramática? En 2018, Emilia Esperanza Rivera unió su participación en el negocio a la de sus tres hijas mayores. Tras sumar la mayoría accionarial, el patriarca pasó de ser administrador solidario a mancomunado, lo que desencadenó que Fernández abandonara el domicilio conyugal en Pesquera y se instalara en casa de su hija pequeña en Valladolid. Tan grave fue este hecho que los fundadores se separaron legalmente y Alejandro Fernández fue cesado de todos sus cargos directivos. Posteriormente, en 2019, también fue despedida Eva, «ojito derecho» de su padre –que, hasta entonces, era la enóloga de la bodega–, por presuntas irregularidades.

A partir de ahí, se inició una guerra que enfrentó a Emilia Esperanza, Lucía, Mari Cruz y Olga, por un lado; y Alejandro y Eva, por otro. Tan deteriorada estaba la relación familiar que su exesposa e hijas mayores se enteraron por la prensa del fallecimiento del patriarca cuando ya había sido incinerado.

El testamento de Fernández, que se redactó tras varios anteriores, y apenas cinco días antes de su fallecimiento, echa más leña al fuego, sobre todo si se tiene en cuenta que la parte que ha resultado perjudicada puede impugnarlo e, incluso, solicitar su nulidad, ya que no se ha redactado el llamado cuaderno particional, el documento en el que se realiza el reparto de los bienes a heredar y que, ahora, deberá decidir la albacea Pilar Sánchez Represa (amiga de Eva). Esto puede complicar aún más la consecución de un acuerdo, ya que los bienes a repartir no solo incluyen acciones, sino también las marcas bajo las que se comercializan los vinos y los viñedos. «No creo que la última voluntad de Alejandro fuera la que se ha plasmado finalmente en el testamento. Él no quería desheredar a sus nietas», afirma una fuente próxima a la familia, que añade que, a su juicio, el problema «está en que se tomaron demasiadas decisiones sin contar con su voluntad, lo que ha hecho imposible un acuerdo entre las cuatro hijas y que, al final, lo único que está consiguiendo es deteriorar la marca y llevarse por delante la bodega que con tanto esfuerzo levantó su padre. Se ha pensado más en el dinero que en él», agrega.

Cosas que no son

Por su parte, fuentes de la Familia Fernández Rivera señalan que, independientemente de lo que ocurra con el testamento, Eva nunca contaría con una participación accionarial superior al 37%, por lo que no podría influir en la toma de decisiones y en la marcha de negocio. «Lucía, Mari Cruz y Olga han querido en numerosas ocasiones hablar con su padre, al que nunca han negado la entrada en la bodega. Era Eva la que tenía prohibido el acceso, no él, pero quizá se le han dicho cosas que no eran ciertas. No se entiende tampoco que se quiera quitar mérito al papel que Emilia Esperanza Rivera ha tenido en la empresa, ella también es fundadora y trabajó codo con codo con su marido, como también lo hicieron sus hijas. Quizá sea la actitud machista de la época la que le llevó a pensar que todo era suyo. Con las demandas, solo se ha hecho daño a la marca, arrojando piedras contra su propio tejado, ya que se pidió la adopción de medidas cautelares sobre el negocio. Se ha intentado mediatizar un conflicto que se tenía que haber resuelto en la más estricta intimidad», explican estas fuentes.

Tras muchos meses de trabajo, los equipos legales de ambas partes a punto estuvieron de llegar a un acuerdo el pasado año, tras pactar dividir el negocio, valorado en 150 millones de euros, entre las cuatro hermanas. Sin embargo, el pago de los correspondientes impuestos dio al traste con un pacto que hubiera significado la firma de la paz y quizá la tranquilidad para el bodeguero en la etapa final de su vida. «Si no se llegó a un pacto fue porque no hubo generosidad hacia Alejandro Fernández. Él no quería dinero, solo bodegas. En realidad, el pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones no era escollo, ya que la Ley ha cambiado y ambos impuestos se han bonificado al 99%, con lo que la factura fiscal hubiera sido mínima. Al oponerse a la firma del acuerdo, se le negó al padre que pudiera acabar sus días en sus bodegas, que era lo que él quería», exponen la fuente próxima a la familia.

A la espera de que los jueces arrojen luz sobre el conflicto empresarial, así como que se resuelvan las desavenencias familiares, cosa que parece más complicada después de años de animadversión y enfrentamiento, la vida continúa en Pesquera de Duero, la localidad a 44 kilómetros de Valladolid que vio nacer a Alejandro y Emilia Esperanza, y donde se respira vino por todas partes. Y es que la localidad no solo acoge a la actual Familia Fernández Rivera, sino también a Emilio Moro, Bohórquez, Dehesa de los Canónigos o Hacienda Monasterio, entre otras bodegas.

En 1972, en un lagar del siglo XVI, Alejandro Fernández elaboró su primer vino y decidió ponerle el nombre de su pueblo. Tres años después y, tras reinvertir el dinero obtenido con varias patentes de maquinaria agrícola, fundó, junto a su mujer, la bodega. A partir de ahí, se iniciaría una historia de éxito que llevó a Tinto Pesquera a lo más alto, haciendo famoso en el mundo entero el arco que da entrada a la Plaza Mayor de Pesquera de Duero que ilustra la etiqueta.

Y es que Pesquera se convirtió en un vino omnipresente, a lo que ayudó, además de su indudable calidad, el carisma de Alejandro Fernández, que poseía unas dotes comerciales innatas, que le hacían único a la hora de «vender» sus vinos. Julio Iglesias presumía de haber engendrado muchos niños bajo sus efluvios, y el rey emérito, gran aficionado a los buenos vinos, no dudaba en fotografiarse con el bodeguero. De esta forma, forjó amistad con el anterior monarca, y con su hijo, al que conoció cuando era un niño.

Eran tiempos de vino y rosas, en los que toda la familia trabajaba en equipo, haciendo gala de su idiosincrasia castellana de austeridad y sacrificio, y reinvirtiendo los beneficios para consolidar la marca como uno de los grupos familiares de referencia de la D. O. Rivera del Duero, hasta que todo saltó por los aires, acabando con el fundador fuera de las bodegas que, hasta su muerte, viviría con su hija pequeña en Valladolid, y percibiendo tan solo 1.500 euros del negocio que él mismo había levantado.

Diversidad de negocios

Desde la nueva dirección, con Lucía Fernández como CEO, la empresa sigue centrada en su estrategia de crecimiento, apostando por consolidar el negocio vitivinícola, pero también el de legumbres, aceites –comercializados bajo la marca Dehesa la Granja–, el ganadero o el hostelero, con el hotel AF Pesquera, en Peñafiel, e incluso, el fotovoltaico.

«Bajo la nueva gestión, se pretende hacer crecer la empresa bajo los criterios de excelencia introduciendo también las últimas innovaciones. En este sentido, se ha procedido a la remodelación del laboratorio y se ha impulsado la digitalización, con un proyecto de realidad aumentada. También se ha acometido una renovación de la imagen de la etiqueta, se han introducido criterios de sostenibilidad para hacer un vino 100% ecológico y se han puesto en marcha distintas iniciativas desde el punto de vista de la ESG. Familia Fernández Rivera es la única que puede garantizar en estos momentos la trazabilidad del vino Pesquera», explican desde la bodega. También afirman que, tras la muerte del patriarca, el aire que se respira en el negocio familiar es de absoluta tranquilidad, muy comprometidos con sus 150 empleados, a los que quieren enviar un mensaje de calma. «Actualmente, se sigue trabajando con total normalidad», aclaran.

Incluso la tercera generación también está ya involucrada en el negocio. Y es que las nietas de Alejandro Fernández y Emilia Esperanza Rivera (Inés, Elvira, Lucía, Ángela y Elisa) ya están incluso elaborando su propio vino: MXI (1011), en homenaje al año en el que califa Suleymán al-Mustain entregó Osma, Gormaz y San Esteban de Gormaz, tierras de la Ribera del Duero, al conde de Castilla, Sancho. Pese a la crisis de la COVID-19, el grupo facturó el pasado año 15 millones de euros, extendiendo sus ventas a más de 75 países.

El tiempo y los jueces dirán cómo se resuelve este complicadísimo conflicto, que ya se ha bautizado como el «Falcon Crest de la Ribera del Duero», y que pone de manifiesto que la realidad supera la ficción en asuntos de familia. Al margen de lo que suceda y a quién se le dé la razón, todos parece que han perdido mucho, quizá demasiado.

GUERRA DE MARCA, DOS VINOS CON EL MISMO NOMBRE Y DISTINTA ALMA

Si hay un tema especialmente espinoso en la guerra judicial que ha enfrentado a los Fernández Rivera es el referido a las marcas bajo las que se comercializan los vinos. Tal y como relatan fuentes próximas al bodeguero, fue Alejandro Fernández el que inscribió una veintena de marcas, entre las que se encuentran las más conocidas del grupo, en la Oficina de Patentes y Marcas, mientras que cedió la licencia a la bodega para su explotación. Con posterioridad, sus hijas mayores también incorporaron estos sellos al Registro Europeo de Patentes. «Él se ocupaba solo del vino, por lo que era ajeno a la gestión. Estas segundas inscripciones se hicieron a sus espaldas, por lo que no pudo presentar las correspondientes alegaciones que hubieran paralizado el proceso», señalan estas mismas fuentes.

Cuando fue excluido del organigrama empresarial, Alejandro Fernández presentó una demanda en la que solicitaba la revocación de las licencias a la bodega. Por este motivo, la titularidad de las marcas de Pesquera es un proceso que se encuentra judicializado, y que incluso ha cruzado el Atlántico. Y es que las nuevas gestoras abrieron en plena pandemia en California un pleito para que el veterano bodeguero dejara de vender vino bajo la marca Tinto Pesquera en EE UU. El tribunal americano se declaró incompetente a la hora de resolver quién era el titular, y remitió a las partes a la Justicia española.

Pese al fallecimiento del patriarca, el proceso continúa. De hecho, la vista por la inscripción de marcas comunitarias está señalada para septiembre y no se ha suspendido. A la espera que los jueces dictaminen, actualmente, se da la paradoja de que se comercializan dos vinos bajo el nombre de Pesquera, ambos con D. O. de Ribera del Duero, aunque, claro está, con distinta alma.

En cualquier caso, Eva no podría, en el momento actual, acreditar ningún interés legítimo en relación a las marcas tituladas a nombre de padre, hasta que no ostente algún título que le adjudique dichos derechos marcarios.

Desde Bodegas Familia Fernández Rivera, aseguran que todo se ha realizado conforme a la Ley, y que la Justicia ya les ha dado la razón archivando varias de las demandas, como la de la presunta falsificación de un contrato de arrendamiento de los viñedos. «Lo único que quieren estas mujeres (en alusión a Lucía, Olga y Mari Cruz) es trabajar, lo que han hecho toda la vida, y que las dejen tranquilas», concluyen.

Homenaje a un bodeguero único
Alejandro Fernández era un hombre muy apreciado en su tierra. Prueba de ello es que la Junta de Castilla y León ha creado una nueva categoría en los Premios Zarcillo, «Trayectoria Alejandro Fernández», para distinguir a figuras de destacado recorrido profesional en el mundo del vino. El promotor de la idea ha sido el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero. Así se homenajea a un bodeguero único, que no solo fue fundador de Pesquera, sino también impulsor de la D. O. Ribera del Duero hace ya casi 40 años, organización que, a día de hoy, está integrada por más de 300 bodegas y 2.300 marcas. «La nueva categoría no podría llevar otra nombre que el del hombre que consagró su vida a la elaboración y la promoción del vino y consiguió dar a conocer los vinos de la Ribera del Duero por todo el mundo», asegura Carnero.