La crisis global de suministros genera ya problemas de “stock” y precios en las compras navideñas

Un estudio de Ipsos asegura que la falta de productos se sitúa como el principal problema para los españoles

Carguero con contenedores a bordo
Carguero con contenedores a bordo FOTO: Shutterstock Shutterstock / Avigator Fortuner

La crisis global de suministros que vive el mundo por los problemas de producción de China y los del transporte marítimo se está trasladando ya a la economía real. Y lo está haciendo además en uno de los peores momentos para hacerlo: en vísperas de la campaña navideña, la más importante a nivel comercial. Los consumidores están empezando ya a notar que la falta de componentes y de producto terminado que están ocasionando problemas tanto de falta de “stock” como de precios en las tiendas.

La falta de productos se ha convertido ya en el principal problema para los españoles a la hora de hacer sus compras de cara a esta Navidad, según los últimos datos de la oleada del estudio Essentials de Ipsos, que analiza cómo se plantean los consumidores las compras navideñas y cuáles son los mayores retos a los que se enfrentan las marcas y los puntos de venta. En el caso de España, el 57% de los consumidores admite haber tenido algún reto que abordar en sus compras, situándose, en este caso, en la primera posición la falta de “stock” (16%), al mismo nivel que la percepción de subidas de precio de los productos, debido a la menor oferta -provocada en buena medida por los problemas de suministro- y mayor demanda.

Los españoles no son, sin embargo, los únicos que están notando en sus carnes la tensión extrema que está padeciendo la cadena de suministro. A nivel global, de media, un 61% de los encuestados declaraba haberse enfrentado a algún desafío en las compras que ha realizado últimamente, situando el precio en primer lugar. Un 23% declara que ha percibido un aumento de los precios en las últimas semanas. En segundo lugar, se sitúa la falta de “stock” de algunos productos, mencionado por el 20%, seguidos por temas como colas demasiado largas para pagar en las tiendas físicas (16%) e incluso algo más propio de la pandemia como es el sentirse inseguros en las tiendas por la falta de distancia social (12%).

La no disponibilidad de productos a la hora de comprar hará que un 56% de la media global reconociera su intención de adelantar sus compras navideñas para evitar que los productos se agoten, siendo más común entre los padres de familia (67%) que en las personas que no tienen hijos (50%).