Casi dos millones de autónomos pagarán un 40% más en 2024

Todos los que declaren ingresos de más de 1.125 euros al mes. ATA considera un «disparate» la propuesta de Escrivá y las partes se emplazan al lunes

Más de la mitad de los autónomos, en torno al 55% de los trabajadores por cuenta propia, 1,8 millones aproximadamente, pagarán hasta un 40% más en solo dos años si sale adelante el nuevo sistema de cotización por los ingresos reales propuesto por el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, que divide al colectivo en 13 tramos. En concreto, todos aquellos que perciban más de 1.125 euros al mes deberían de abonar más. Así, excepto unos pocos que prácticamente no ganan nada, el resto de autónomos pagará más por mucho que el departamento de Escrivá asegura que dos tercios de los autónomos verán rebajadas sus cotizaciones sociales.

El Gobierno quiere poner en práctica una nueva recomendación del Pacto de Toledo, que habilita el desarrollo de este sistema de cuotas, que debe implantarse de forma progresiva hasta 2031. Se plantea un sistema flexible de 13 tramos en las cuotas, que van desde 184 a 1.267 euros mensuales y la posibilidad de cambiar hasta seis veces al año. Por esta progresividad, los autónomos que ganen menos de 900 euros pagarán menos que ahora, de hecho los que perciban 600 euros deberían pagar 13 euros menos que en la actualidad –de 294 a 281,52 euros–. Mientras, los que ganen entre 1.125 y 4.050 euros en adelante verán incrementada su aportación hasta en 351 euros.

¿A cuántos afecta una y otra medida? Al margen del número de autónomos que no llegan a cotizar por sus escasos ingresos, el 43,7% de los que declararon por estimación directa –la más aproximada a la realidad– aseguraron tener ingresos inferiores a los 12.000 euros anuales. Solo ese porcentaje se vería beneficiado, siempre y cuando sus ingresos reales no fueran superiores a lo calibrado.

En cualquier caso, una vez completado el proceso de asimilación durante los próximos nueve años, la cuota mínima se tendría que haber reducido a 183,6 euros al mes para los ingresos mínimos y a 1.266,6 euros para el tope máximo. Según la tabla de cotizaciones presentada, ese año solo los que ganen menos de 900 euros verán reducida su cuota. Para el resto, los incrementos se habrán multiplicados hasta por cuatro.

La propuesta ha desatado las críticas de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), que considera un «disparate» el sistema pues tiene «afán recaudatorio», ya que «las prestaciones no mejoran», y pone en riesgo el consenso alcanzado en el Pacto de Toledo. ATA considera que la oferta solo hace referencia a 2,7 millones de autónomos de los casi 3,4 millones de trabajadores por cuenta propia que hay en España. «Hay cerca de 700.000 autónomos colaboradores (familiares de autónomos), tanto de persona física como societarios, que no han sido incluidos. ¿Qué va a pasar con ellos y con los autónomos en pluriactividad?», indica a este diario el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Otro aspecto es el posible destope de la base máxima. «Habrá que ver a dónde se llega con la base máxima para el autónomo mayor de 48 años, que está en 2.000 euros. Si sigue topada o se va a destopar. Van demasiado deprisa. Se habla de rendimientos netos, pero algunos están dopados. Si Hacienda ha tardado tanto en dar su aprobación, nosotros vamos a tomarnos tiempo», añadió Amor. Además, está la propia definición que se hace de los ingresos reales, que no convence a la principal asociación de trabajadores autónomos.

Tras los nulos avances en la reunión celebrada ayer, los agentes sociales y la Seguridad Social se emplazaron al próximo lunes para darse tiempo a analizar las cifras y presentar una contrapropuesta por parte de los autónomos que ya espera Escrivá, según reconoció el propio ministro.