Estos son los errores más comunes de la declaración de la Renta 2021 por los que puede ser multado

Los contribuyentes podrán presentar la declaraciones del IRPF y Patrimonio hasta el 30 de junio

Varios empleados trabajan en una oficina de la Agencia Tributaria
Varios empleados trabajan en una oficina de la Agencia Tributaria FOTO: Marta Fernández Jara Europa Press

El período de la campaña de la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio 2021 dio comienzo el pasado 6 de abril, en la que cientos de miles de contribuyentes deberán saldar todas sus deudas fiscales presentando sus declaraciones del IRPF y Patrimonio hasta el próximo 30 de junio.

Por tanto, son muchos los trabajadores que ya están preparados para esta cita anual con la Agencia Tributaria, en la que dependiendo del resultado de la situación fiscal, esta puede salir a pagar, en la que el contribuyente deberá abonar cierta cuantía a Hacienda, o a devolver, en la que será la Administración la encargada de realizar este ingreso.

En este sentido, el resultado final que se deberá declarar dependerá de diferentes factores cómo las circunstancias personales de cada uno de los contribuyentes, así como las deducciones a las que estos trabajadores tengan acceso como pueden ser los planes de pensiones, vivienda, donaciones a ONG o ayudas por maternidad o hijos.

No obstante, este proceso puede conllevar para algunos contribuyentes numerosas dificultades, lo que puede dar lugar a errores y a su vez sanciones en forma de multas que deberán pagarse a la Agencia Tributaria.

Entre los errores más frecuentes destaca que los contribuyentes no presenten la declaración dentro del plazo exigido. Esto puede suponer un recargo que dependerá del tiempo que pase el contribuyente sin pagar este tributo, ya que a mayor tardanza, más alta será la sanción a la que se arriesga; y de la parte que detecte el error. En el caso de que sea la Agencia Tributaria quién se percate, el recargo puede ser del 50% en caso de infracciones consideradas leves (cuando la base de la sanción sea inferior a 3.000 euros y no haya ocultación). Si la infracción es grave (con ocultación) o muy grave (medios fraudulentos), el recargo puede llegar al 150%.

Deducciones o autoliquidaciones incorrectas

Otro error común son las deducciones, las cuáles suelen ser uno de los motivos que provocan que la Renta sea favorable para el contribuyente. La multa puede llegar a los 300 euros en caso de que se omitan datos o se incluya información falsa. Un tercer error muy frecuente son las denominadas autoliquidaciones, que son los cálculos de un impuesto realizados por el propio contribuyente en el que las multas pueden oscilar entre los 150 euros o 250 euros.

Equivocaciones en el número de identificación fiscal

El Número de Identificación Fiscal (NIF) es un elemento importante en la declaración de la Renta. En el caso de que el contribuyente incumpla la obligación de identificarse de forma correcta en este número o si no se presenta, las sanciones pueden ir desde los 100 euros en el caso de las leves hasta los 30.000 euros en aquellas multas consideradas muy graves.

Fraudes fiscales

En el caso de que el contribuyente utilizara métodos fraudulentos, esto se considerará cómo una falta de extrema gravedad y la sanción puede llegar hasta el 150% según el daño causado a Hacienda. Si la Administración encuentra un fraude millonario, la multa podría ir desde los 30.000 euros en el caso de las sanciones consideradas como graves; y a los 300.000 euros si la sanción se considera como muy grave.

Documentos falsos

En el caso de que el contribuyente proporcione documentación falsa, es decir, todas aquellas facturas, documentos o justificantes que no sean legales con el objetivo de obtener un beneficio económico de la Renta superior a los 3.000 euros, las sanciones pueden ser entre un 50% y un 100% del importe.