Alerta hipotecaria: el euribor, en positivo por primera vez desde 2016

El indicador al que están referenciadas la mayoría de estos préstamos vuelve a números negros en tasa diaria

Un hombre pasa por delante de un anuncio de una hipoteca
Un hombre pasa por delante de un anuncio de una hipoteca

Aquellos que tengan una hipoteca variable que dependa del euribor ya pueden ir tentándose las ropas. El índice al que que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España -el 70%-, ha vuelto hoy a tocar terreno positivo. Lo ha hecho en tasa diaria al escalar hasta el 0,005%. Y aunque la media mensual sigue en terreno negativo en el -0,057%, apunta ya a volver a números negros este mismo año y a encarecer de forma más que notable estos préstamos. El mes pasado, de hecho, ya incrementó de media las hipotecas en 187 euros anuales tras sumar su tercera subida consecutiva.

Como muchos de los males que zarandean a la economía mundial en estos momentos, la inflación está también detrás de esta escalada del euribor. Y detrás de la espiral alcista de los precios están, en buena medida, la subida de los costes energéticos provocada por la guerra de Ucrania. A consecuencia de esta escalada sin fin del precio de la energía, la inflación se ha desbocado -hasta un 9,8% en el caso de España-, lo que ha llevado al Banco Central Europeo (BCE) a preparar el terreno para subir los tipos.

La presidenta del eurobanco, la francesa Christine Lagarde, abrió en febrero la puerta a esta subida este año para contener la inflación, mientras que en la reunión de política monetaria de marzo el organismo decidió acelerar la desescalada de las compras netas de activos al amparo del programa APP para finalizarlas por completo en julio, aunque debido a la incertidumbre del «shock» producido por la guerra, cambió la orientación a futuro de la subida de tipos. Hasta entonces, el organismo había dicho que los tipos subirían «poco después» de que finalizaran las compras de activos. Pero en marzo varió esa previsión indicando que cualquier ajuste en el precio del dinero tendrá lugar «en algún momento» después de que finalicen las compras netas de activos. Asimismo, cualquier cambio en los tipos de interés «será gradual».

Verano

Las actas de la reunión revelaron recientemente que varios miembros del Consejo de Gobierno del BCE abogaron por iniciar la senda de subida de tipos de interés durante los meses de verano para frenar el alza de precios.

Dado que el euribor es el tipo de interés al que se prestan entre sí dinero las entidades financieras, una subida del precio oficial del dinero por parte del BCE lo empujaría inevitablemente al alza, como ya está ocurriendo con los meros movimientos especulativos en este sentido.

La guerra y la inflación han cambiado así el panorama del mercado hipotecario más rápido de lo que se esperaba. De las previsiones de CaixaBank pronosticando que el euribor no recuperaría el terreno positivo al menos en una década se ha pasado a análisis que apuntan a que lo hará este mismo año. En su último informe de estrategia trimestral, por ejemplo, el Departamento de Análisis de Bankinter, uno de los más reputados observadores de este mercado, espera que el euribor ronde el 0,40% en diciembre de 2022 y que se sitúe alrededor del 0,80% en 2023. La propia CaixaBank Research pronostica que el índice subirá este año hasta el 0,13% y que cotizará sobre el 0,85% el que viene.

En este escenario, las entidades financieras ya han comenzado a reacondicionar su oferta hipotecaria, subiendo el coste de las de tipo fijo -sus preferidas hasta ahora para proteger sus márgenes ante la caída del euribor a terreno negativo- y virando hacia las de tipo variable.