Los transportistas autónomos no reactivarán la huelga en julio

El colectivo decide por un estrecho margen mantener en suspenso los paros y negociar con el Gobierno

Camiones en un aparcamiento durante el paro de marzo
Camiones en un aparcamiento durante el paro de marzo FOTO: EUROPA PRESS EUROPA PRESS

No habrá huelga de transportistas autónomos el próximo mes de julio. Los integrantes de la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte rechazaron ayer en las diferentes asambleas que celebraron en toda España reactivar los paros que suspendieron a primeros de abril. Lo hicieron, eso sí, por un estrecho margen que delata la división que hay en el seno del colectivo. Mientras que un 41% secundó la vuelta a los paros que propugnaba la dirección de Plataforma, otro 45% se mostró partidaria de mantener en suspenso las movilizaciones y negociar con el Gobierno mejoras para el sector, incluida su principal reivindicación, la ley que aplique los principios de la normativa de la cadena alimentaria para impedir al sector trabajar a pérdidas.

La fecha sobre la entrada en vigor de esta normativa es la que había motivado que la dirección de Plataforma convocase la votación de ayer con la intención manifestada por su parte de reactivar los paros. Como recuerda la directiva de la organización en una nota enviada hoy a sus asociados, desde Plataforma se advirtió de que, si a partir del día 30 de junio el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) no ponía en marcha la ley o un mecanismo similar que les permitiese no trabajar a pérdidas, “nuestra respuesta sería la reactivación del paro mediante la consulta previa con nuestros transportistas”. Un órdago, no obstante, que desde el Mitma no han comprendido porque su compromiso es tener lista la ley antes de que termine julio.

Plataforma recuerda que el pasado16 de junio mantuvo una reunión en el Mitma “donde después de tres horas debatiendo, no llegamos a ninguna conclusión positiva”. Por ello, la organización convocó a sus asambleas provinciales para votar ayer la posible reactivación de los paros.

Movimientos del Gobierno

Desde Plataforma aseguran que su amenaza de nuevos paros fue respondida por el Ejecutivo casi in extremis y que horas antes del día de la votación “recibimos una llamada del portavoz de Transportes en el Congreso de los Diputados del propio Ejecutivo [portavoz del PSOE]” para mantener una reunión. En el encuentro, se les entregó el borrador de la Ley para prohibir la contratación a pérdidas en el transporte y, según aseguran, se les solicitó que entren “a ser parte implicada del desarrollo de la Ley participando y aportando nuestra postura e intereses como transportistas de base, reconociendo de esta manera el papel fundamental y necesario de Plataforma en cuanto a la representación que ostentamos en el sector”. También se les trasladó, según aseguran, el compromiso del Mitma de tener el texto final, con su conformidad, antes del 31 de julio para que después comience su tramitación legislativa.

Tras la propuesta del Gobierno, a los transportistas se les dio la opción de reanudar los paros, opción que secundó el 41% de los asistentes a las asambleas; o mantenerlos en suspensos y participar en el desarrollo de la ley, alternativa que apoyó el 45%.

A pesar de haberse mostrado partidaria de reanudar los paros, desde la dirección de Plataforma entienden que mantener en suspenso los paros “no debe entenderse bajo ningún concepto como un paso atrás. Todo lo contrario, demuestra la relevancia que Plataforma ha ganado en estos últimos meses”. Además, advierten de que el paro “sigue suspendido y con la posibilidad constante de ser reactivado en cualquier momento si la negociación no es favorable o la situación lo precisa”.

Desde la organización aseguran que aprovecharán esta vía de negociación para “exigir al Ejecutivo su intervención directa en todas las circunstancias de abuso con los operadores de transporte y con todas las entidades que dañen o perjudiquen a los trabajadores de la carretera”. También y mientras transcurren las negociaciones, aseguran que se van a dirigir a aquellos clientes de los transportistas sean operadores o fábricas para que “directamente cambien su política de precios, plazos de pago y trato a los transportistas y conductores que contraten”.