Las claves de la semana para invertir en Bolsa

Es probable que sigamos registrando nuevos máximos en los datos de inflación, por lo que los bancos centrales seguirán subiendo tipos de manera agresiva

La bolsa española
La bolsa española FOTO: Altea Tejido Sánchez EFE

Los principales índices globales finalizaron la semana en positivo después de dos semanas de caídas. A la espera de los próximos datos de inflación y de que inicie la temporada de resultados empresariales, los inversores se apoyaron en varios factores como la posible retirada de parte de los aranceles de EEUU a China, los planes de estímulo del gigante asiático o algún dato económico aislado. Aun así, la curva de tipos continúa invirtiendose,lo que nos alerta de los riesgos de recesión.

A pesar de los repuntes, la situación no ha cambiado, es probable que sigamos registrando nuevos máximos en los datos de inflación, por lo que los bancos centrales seguirán subiendo tipos de manera agresiva. Durante los próximos meses esperamos una fuerte volatilidad derivada del empeoramiento de las condiciones económicas y es probable que se volvamos a ver caídas que profundicen los mínimos registrados el mes pasado.

EEUU creó más puestos de trabajo de lo esperado y mantiene su tasa de desempleo en el 3,6%, lo que ayudará a la Reserva Federal a continuar con sus rápidos aumento de tipos para frenar la inflación. Al cierre del viernes, los inversores recuperaron ligeramente el optimismo confiando en que la caída de las materias primas y un sólido mercado laboral puedan facilitar un “aterrizaje suave”.

Boris Johnson dimitió como primer ministro de Reino Unido, pero permanecerá como interino hasta octubre. La libra freno las caídas, aunque la economía británica se enfrenta a un proceso de desaceleración con una inflación que en el mes de mayo alcanzó el 9,1%. El Japón, el ex primer ministro Shinzo Abe, murió la madrugada del viernes tras recibir un disparo en un acto de campaña de las elecciones a la cámara alta que se celebraron este fin de semana.

EEUU se estaría planteando eliminar aranceles a China por valor de 300.000 millones con el objetivo de ayudar a reducir la inflación. El gigante asiático por su parte prepara un plan de gasto en infraestructuras por valor de 220.000 millones. La economía china sigue luchando contra los fuertes bloqueos para mantener su objetivo de COVID Zero. Los líderes del G7 discutieron sobre la posibilidad de imponer un tope al petróleo ruso, pero esto podría ser contraproducente si no se involucran todos los consumidores clave, lo que es muy difícil de controlar.

El mercado de materias primas sufrió la mayor caída semanal desde marzo de 2020 ante las menores perspectivas de demanda. Desde los máximos registrados el pasado mes de marzo, los principales índices de materias primas cayeron más de un 20%. Esto podría servir para aliviar las presiones de inflación y para resolver los problemas en las cadenas de suministro. El petróleo llegó a caer hasta los 100 dólares por barril, pero aun así en el acumulado del año sigue mantenido una subida del 37%.

El EURUSD cotiza en mínimos de los últimos 20 años ante la fuerte demanda de dólares y la rentabilidad de su deuda. El bono a 10 años ofrece de nuevo un 3%, mientras que, en Europa, el bund alemán ofrece un 1,33% y el español un 2,41%. El oro también cae cerca de un 5% en el acumulado del año y está sirviendo como fuente de liquidez a los inversores durante las últimas semanas.

Eventos destacados

  • Entre los datos económicos más relevantes destacan el Índice ZEW de confianza inversora en Alemania, que se espera que continúe en negativo por octavo mes consecutivo, lo que es una señal de pesimismo. China publicará los datos de balanza comercial y PIB correspondiente al segundo trimestre del año. EEUU publicará los datos de ventas minoristas y la inflación de junio, que podría despertar una fuerte volatilidad en el caso de que marque un nuevo máximo.
  • Los resultados empresariales de esta semana estarán marcados por el sector financiero norteamericano que este año pierde más de un 20% a pesar del ensanchamiento de sus márgenes. Entre las compañías más destacadas se encuentran JP Morgan, Morgan Stanley, Wells Fargo, BlackRock y Citigroup.
  • La semana pasada ya publicaron sus cuentas 18 miembros del S&P500, y lo hicieron con un incremento de sus ganancias de un 7,4%respecto al mismo periodo del año pasado. Con un aumento del 11,2% en los ingresos y con un 77,8% de ellos superando las previsiones de beneficio por acción.
  • Shanghai informó el domingo de su primer caso de la subvariante omicron BA.5 altamente infecciosa y advirtió sobre riesgos, lo que avivó los temores de más bloqueos dado que China sigue comprometida con no tener casos.

El Dato de la semana: PIB China

Este viernes se publica el dato correspondiente al segundo trimestre de año y se espera un descenso hasta el 0,6% respecto al dato anterior que fue del 1,3%. El consenso del mercado predice un crecimiento para este año del 4,1%, muy lejos del objetivo de alrededor del 5,5% impuesto por el gobierno. Para cumplir estos objetivos, necesitaría una expansión del 7,5% durante el segundo semestre, algo que parece complicado si tenemos en cuenta la coyuntura actual.

La economía se ha visto interrumpida por reiterados confinamientos desde abril y mayo, y que todavía no han finalizado, ya que continúan apareciendo infecciones por COVID y que reactivan las restricciones. El consumo de los hogares se ha desplomado, algo que trastoca los planes de un gobierno que ha tratado de impulsarlo durante la última década para reducir la dependencia del exterior. El sector inmobiliario que representa el 20% del PIB tampoco se ha recuperado del colapso sufrido a finales del pasado año.

El gobierno chino se está planteando la emisión de bonos por valor de 220.000 millones para la financiación de infraestructuras con el objetivo de impulsar la economía. Aunque esta noticia ha despertado el optimismo de los mercados podría no entrar en vigor hasta final de año ya que primero debe ser revisada por el Consejo de Estado y también podría necesitar la aprobación del órgano legislativo del país, la Asamblea Popular Nacional.

La acción de la semana: JP Morgan

El banco de inversión pierde cerca de un 30% este año y se espera que sus beneficios para este trimestre caigan un 31,2% frente al mismo periodo del año anterior. La razón principal de esta caída fue un nivel de liberación de reservas muy alto durante el año pasado. Cuando estalló la pandemia, los bancos se vieron obligados a incrementar sus reservas ante las previsiones de aumento de la morosidad. Esto impactó negativamente a sus beneficios de la misma manera que los ayudó a incrementarlos el año pasado cuando liberaron esas reservas.

Aunque sin tener en cuenta estas variables, los ingresos de la compañía suben un 2,5% impulsados por las mejoras en los márgenes. La caída del negocio hipotecario está siendo compensada por los préstamos al consumo. El negocio de mercado de capitales cayó un 50% ante la menor actividad de fusiones y adquisiciones y programas de captación de deuda. El presidente de JP Morgan, Jamie Dimon ya alertó hace cerca de un mes que un “huracán” podría asolar la economía.

La banca es uno de los sectores más vulnerables a la incertidumbre, lo que ha propiciado este cambio en el sentimiento de los inversores. Las valoraciones de varios de los principales bancos norteamericanos empiezan a ser atractivas, pero si mantenemos la idea de que el mercado todavía no ha tocado fondo, es probable que los bancos tampoco.