El Gobierno anuncia mecanismos de ayuda para la factura energética de las viviendas con calefacción central

La ministra elude confirmar si se beneficiarán de la rebaja del IVA del gas del 21% al 5% y de la tarifa regulada

Termostato de una vivienda
Termostato de una vivienda FOTO: La Razón Pixabay

Los propietarios de viviendas que tengan calefacción central también contarán con ayudas del Gobierno para afrontar la escalada de los costes energéticos que afecta a sus facturas. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aseguró que la comunidades de propietarios con calderas colectivas “forman parte del plan de contingencia que vamos a presentar en breve”, según anunció ayer en declaraciones al programa “Espejo Público”, de Antena 3.

La ministra explicó que el Gobierno “tenían identificada esta situación y estamos trabajando en ella para que se puedan beneficiar del conjunto de medidas que están permitiendo abaratar esa factura”. No obstante, a la pregunta de si van a poder beneficiarse de una rebaja del IVA del gas del 21% al 5% y de la tarifa regulada como han pedido los administradores de fincas, Montero se limitó a responder que “estamos trabajando en de qué forma las comunidades de propietarios con calderas colectivas se pueden ajustar, pero el mecanismo técnico por el que lo vamos a hacer es el que presentaremos cuando anunciemos el plan de contingencia”.

Abundando en las declaraciones de Montero, la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que buscan una “solución” para estas calderas pero que no puede pasar por la tarifa regulada. La ministra ha destacado que las comunidades de vecinos con este tipo de instalaciones no se pueden acoger a las tarifas reguladas de gas -cuyo incremento está limitado por ley al 5% trimestral actualmente- debido a que las mismas están diseñadas para clientes que tienen contratado volumen pequeño. “Las calderas de las comunidades de propietarios contratan un volumen mucho más grande, por tanto, no pueden acceder a esa tarifa”, ha detallado.

Las comunidades de propietarios con calefacción central -en España hay unos 12 millones de usuarios- llevan meses temiendo un crudo invierno para sus facturas. La vicepresidenta tercera del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, Noelia Morales, alertó este mismo fin de semana de que “las cuotas comunitarias subirán un 20%, 30% o 40% y las comunidades que tengan la tesorería muy justa van a tener verdaderos problemas”, según explicó a Efe. Además, apuntó que una factura de 20.000 euros en combustible de una comunidad el invierno pasado podría subir subir a 100.000 o 125.000 euros este invierno sumadas todas las facturas energéticas.

Reducción del IVA

Para evitar el descalabro contable de muchas comunidades, el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas -Cgcafe- ha reclamado que se extienda la tarifa regulada de gas a todas las comunidades de propietarios con calefacción central que tengan cobro individualizado del consumo. Los Administradores de Fincas también han solicitado que la reducción del IVA del 21% al 5% en la factura del gas se aplique, igualmente, en las facturas de las comunidades de propietarios, lo que sin duda alguna sería un importante ahorro económico que, junto con la aplicación de la tarifa regulada del gas, haría posible que muchos vecinos no tuvieran que prescindir o reducir el servicio de calefacción central.

El aumento del precio de la electricidad, y fundamentalmente del gas, está afectando muy negativamente a las comunidades de propietarios, siendo especialmente significativo el impacto por el incremento del gas, que está llevando a una situación económica límite a las comunidades de propietarios que ya han tenido que elevar sus presupuestos por este aumento de la energía y reducir el horario de calefacción, entre otras medidas. El Cgcafe considera que, si no se toman medidas, estos precios tan elevados provocarán, además, un aumento de la morosidad en las comunidades de propietarios si no se toman medidas, entre otras, como las propuestas por los administradores de fincas colegiados, y conllevará que muchas familias no puedan pagar los gastos comunitarios, teniendo que asumir, el resto de los propietarios, la parte de la cuota comunitaria que no puedan pagar algunos vecinos.