Bankia capta más de 6.000 millones en depósitos y fondos

José Ignacio Gorigolzarri llegó a Bankia en mayo de 2012 y ha dado la vuelta a los números de la entidad
José Ignacio Gorigolzarri llegó a Bankia en mayo de 2012 y ha dado la vuelta a los números de la entidad

Bankia ha recuperado el pasado año el nivel de depósitos de clientes que gestionaba antes de iniciar el proceso de reestructuración de su tamaño, que concluyó en 2013 con el cierre de más de 1.100 oficinas. La entidad, que presentará las cuentas correspondientes a 2014 el próximo lunes, incrementó en más de 6.000 millones de euros los recursos en balance de sus clientes (cuentas a la vista y depósitos, fundamentalmente) y fuera de balance (fondos de inversión). Sólo en este último apartado el aumento supero los 2.000 millones de euros.

Los últimos datos oficiales de la entidad, correspondientes a los nueve primeros meses muestran un crecimiento intertrimestral de los depósitos del 2,4% y de los fondos de inversión, del 2,3%. En términos interanuales (septiembre de 20123 y septiembre del pasado año), los incrementos son del 5,8% y el 6,5%.

Bankia ha iniciado el último año de su plan estratégico 2012-2015. El primero de los ejercicios se dedicó esencialmente a discutir con la autoridades comunitarias el plan de capitalización de la entidad y las correspondientes ayudas públicas. El grupo BFA-Bankia registró en ese año una pérdida de 21.2238 millones de euros (19.400 millones de euros tras el canje de híbridos), de los que 19.193 correspondieron a Bankia. Unas provisiones de 26.845 millones de euros para sanear el balance tuvieron la culpa de estas cifras.

El ejercicio 2013 representó el final de la etapa de salvación de la entidad. El pasado ejercicio ha supuesto la recuperación de la actividad comercial y en la mayoría de los epígrafes, de las cuotas de mercado. El objetivo final es concluir el presente ejercicio con una rentabilidad de al menos el 10% sobre fondos propios, lo que equivaldría a firmar unos beneficios de 1.000 millones de euros. Para más adelante queda confirmar el deseo de su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, de que Bankia se convierta en el mejor banco de España.

En los nueve primeros meses del pasado año, el grupo BFA-Bankia obtuvo un beneficio neto de 1.151 millones de euros, un 77,7% superior al del mismo periodo del año anterior. Bankia ganó en el mismo periodo 696 millones de euros más, cifra que supone un crecimiento del 53,9% en relación con 2013.

Por lo que a la actividad crediticia se refiere, la entidad ha proporcionado cerca de 12.000 millones de euros para financiar a empresas, pymes, comercios y autónomos. Esta cifra representa un incremento del 5,1% sobre los 11.400 millones del ejercicio 2013. Según comunicó el banco hace unos días, Bankia formalizó el pasado año cerca de 27.000 operaciones de préstamos a la economía real, lo que supone un aumento del 40%. En términos absolutos, según los datos provisionales, se firmaron 7.600 operaciones más que en 2013.

En cuanto al crédito al consumo (aquellas operaciones destinadas a financiar compras de automóviles, electrodomésticos de alta gama...) se concedieron 118.000 créditos por un importe de 879 millones de euros. Este dato representa un crecimiento interanual del 29% en el número de operaciones y del 17% en el volumen de dinero concedido.

Aunque el mercado de la vivienda sólo ha comenzado a repuntar algo en la segunda mitad del pasado año, Bankia concedió 1.900 millones de euros en créditos hipotecarios, con cerca de 17.000 operaciones.

Los resultados que Bankia presente la próxima semana pueden suponer un espaldarazo para que las acciones recuperen el valor perdido en los últimos meses del pasado año. Las títulos del banco cerraron el pasado viernes a 1,196 euros, lejos aún de los 1,35 euros a los que entró el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria. En febrero del pasado año, el FROB colocó en el mercado un 7,5% de su capital. La mejora de la situación económica y por consiguiente de la actividad bancaria hacen pensar al principal accionista de Bankia en la próxima colocación de un nuevo paquete de acciones.