Big Data, el poder de los datos para obtener financiación

El Big Data está revolucionando el ámbito de la empresa y de la economía. Está creando nuevas empresas, nuevos competidores y nuevas formas de entender el mercado. Se trata de nuevos servicios que estaban sólo reservados para unos pocos, pero que nuevos agentes están empezando a ofrecer. En este sentido, los servicios financieros o de banca son algunos de los que más deberían mirar en qué se está trabajando a partir de Big Data.

«España es un país con un alto grado de dependencia bancaria, un 85% de la financiación de empresas proviene de la banca tradicional (en Alemania representa un 45%). Un porcentaje que podría reducirse por la irrupción de nuevos agentes y nuevos servicios de intermediación (financiación alternativa), que no están bajo el paraguas de los bancos y, principalmente, por algunos cuyo origen es puramente digital, es decir, han nacido de la tecnología y, a través de ella, ofrecen sus servicios, y la gran mayoría basa su negocio en el Big Data», asegura Manoel Gadi, director de Rating de Bravo Capital.

El negocio de los bancos se fundamenta en captar ahorro y prestar dinero y cobran por estos servicios un interés que, en algunos casos, viene determinado por el grado de solvencia del prestatario. Toda la vida se ha hecho así y los bancos tienen muy buenos sistemas para controlar y determinar la capacidad de pago o devolución de deudas de sus clientes.

Sin embargo, tal y como advierte Gadi, esa información es sólo una décima parte del volumen de total que hay en la red. Una información que es pública y, a partir de la cual, se pueden extraer múltiples variables que también podrían determinar la credibilidad, solvencia o capacidad de pago de una empresa. «A través del rastro que una compañía o persona deja en internet (redes sociales, teléfonos, grupos de interés...), se pueden determinar múltiples variables que podemos poner al servicio de nuestro negocio. Son los proxys (información alternativa) que, si son bien trabajados, eliminarían la aparente ventaja competitiva que tiene la banca u otros sistemas de pago», afirma.

En este sentido, Bravo Capital utiliza técnicas Big Data para reforzar los modelos de Rating de empresas, aprovechando la información extraída de su presencia online, del Page Rank de la web corporativa o de otras métricas de su presencia y reputación online. Todo ello puede influir, para bien o para mal, en su calificación. Son servicios cuyo esquema se fundamenta en que son digitales, en la ausencia de intermediarios, en el «internet de las cosas» y el Big Data, y en que ofrecen servicios rápidos y adaptados a múltiples necesidades y particularidades. «Estamos en un mundo muy desequilibrado, grandes bancos e instituciones financieras tienen mucha fuerza comercial a través de sus sucursales y su presencia en el mundo físico y virtual. Bravo Capital tiene claro las ventajas competitivas de la financiación alternativa para la empresa, pero de poco nos valdría conocer estas ventajas si no las podemos potenciar y hacerlas evidentes al mercado. Somos David luchando contra muchos Goliats y nuestra única honda esta en crear inteligencia a través del Big Data. No tenemos una base de datos con millones de perfiles de clientes como los Goliats con los cuales competimos; por eso, tenemos que ser más creativos en imaginar qué tipo de información sería importante para evitar perdida de fraude, crédito o para hacer una oferta comercial. Es verdad que trabajamos con modelos estadísticos para riesgo de crédito, reglas de fraude, propensión de aceptación a nuestro producto y precio, pero no podemos decir que nuestros modelos son mejores que los de las grandes empresas. Lo que sí podemos decir es que somos mucho más rápidos en seguir casi al minuto los cambios en la empresa y reaccionar en nuestras actividades comerciales. Aquí es donde el Big Data y ‘‘Analytics’’ nos ayuda a competir de igual con las grandes empresas y multiplicar en casi cien nuestro punch en las ofertas comerciales», explica Manoel Gadi.

No obstante, Bravo Capital no se queda sólo en el Rating. «Utilizamos también información del registro mercantil y datos que pedimos a las propias empresas, además de fuentes públicas de información y la propia web de la empresa, hasta LinkedIn lo miramos a menudo. Hacemos bastante uso de fuentes de estadísticas públicas sectoriales y de la economía española, por ejemplo la web del Banco de España. No obstante, creemos que en el mundo del Big Data más importante que la fuente de la información, es la organización de la misma», concluye el director de Rating de Bravo Capital.