Bruselas contraataca e investigará la fusión de Boeing y Embraer

La Comisión Europa contesta a las sanciones contra Airbus y a los aranceles ordenados por Trump con una investigación por la fusión de ambas compañías aeronáuticas

La Comisión Europa contesta a las sanciones contra Airbus y a los aranceles ordenados por Trump con una investigación por la fusión de ambas compañías aeronáuticas

La guerra comercial se recrudece y tiene todos los visos de globalizarse. Esta misma semana Estados Unidos anunció que sancionará a la Unión Europea con medidas de retorsión -las que adopta un Estado en contra de otro en respuesta a un posible perjuicio económico- por un importe de 7.500 millones de dólares (6.830 millones de euros) por las pérdidas ocasionadas a Boeing por las ayudas europeas a su competidor europeo, Airbus. Tras esa decisión, autorizada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que aplicaría aranceles a diferentes productos comunitarios.

Esta decisión cayó como una andanada pesada en la Comisión Europea, que apenas ha tardado unas horas en reaccionar y devolver el fuego abriendo una investigación para analizar si la fusión de los fabricantes aeronáuticos Boeing, estadounidense, y Embraer, brasileño, plantea conflictos de competencia. En concreto, la CE investigará la creación de dos empresas conjuntas entre ambas compañías. La primera, que estaría controlada por el gigante norteamericano, asumiría el negocio de aviación comercial de su homónimo brasileño, incluido el desarrollo, la producción, el marketing y los servicios. La segunda tendría una dirección conjunta, y estaría principalmente dirigido al desarrollo del avión militar KC-390.

Bruselas explicó en un comunicado, recogido por Efe y firmado por la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, que está preocupada por la posibilidad de que la operación reduzca la competencia en el sector de la aviación comercial. “Los mercados de aviación comercial necesitan funcionar bien para proporcionar productos innovadores y eficientes a los clientes a un precio justo. Por tanto, con nuestra investigación en profundidad queremos asegurar que las fusiones en la aviación comercial no reducen significativamente la competencia de precios y desarrollo de productos”.

Bruselas cree que la fusión podría dar lugar a precios más elevados y menor oferta, por lo que llevará a cabo una investigación sobre la operación durante los próximos noventa días hábiles, por lo que tiene de plazo hasta el próximo 20 de febrero para decidir si aprueba o rechaza la fusión.

Boeing es, junto a Airbus, una de las dos empresas líderes mundiales del sector. Por su parte, Embraer es líder de aviones de línea regional para vuelos de corta distancia.

El conflicto comercial global comercial se extiende y Europa libra la batalla sin una declaración oficial de guerra.