Económico, pero sin perder la línea deportiva

Honda equipa su precioso Civic con un nuevo motor diésel 1,6 de buen nivel de potencia y con un consumo muy reducido

El mercado español de turismos diésel supone ya algo más del 60% del total. Una cifra muy a tener en cuenta en el denominado segmento C, que es el de mayor aceptación y en el que se encuadra el Honda Civic. Pero hasta la fecha, el Civic, sólo podía adquirirse con un motor diésel de 2.0 litros y con 150 caballos de potencia, mientras que la competencia podía ofrecer motores de 1.6 litros con potencias entre 110 y 120 cabalos, que son mucho más económicos tanto en el precio final del vehículo, como en sus comedidos consumos.

Por esta razón, Honda ha presentado el Civic 1.6 diésel de 120 caballos que tiene un comportamiento tan brillante como su hermano mayor: el 2.0 con 50 cabalos más, pero con un consumo mucho más reducido, de sólo 3,7 litros a los cien kilómetros. Y, por supuesto, con un precio de venta más reducido, beneficiándose también de todas las ventajas fiscales posibles. Algo que en el 2.0 no ocurría.

Este nuevo motor del Civic, el 1.6 i-DTEC, se ha pensado y diseñado para el mercado europeo. Pero aunque la carrocería es la misma, en Honda también se han esmerado en dotarle de ciertos retoques aerodinámicos con pequeños spoilers laterales, casi inapreciables en el aspecto de diseño, pero definitivos para conseguir la máxima efectividad de esta nueva generación de motores en su rendimiento dinámico, buscando el más bajo nivel de emisiones y limitación en el consumo de combustible. Es este el camino a seguir por Honda en sus futuros productos.

Cuando se conduce el nuevo Civic 1.6, notamos de inmediato una agradable ligereza en sus movimientos que lo hacen ágil en recorridos urbanos y seguro en tramos rápidos con velocidad constante. Ello se debe a que casi no hay rozamientos dinámicos, a un nuevo y pequeño turbocompresor y a la nueva caja de cambios manual de seis velocidades, suave de accionar y muy precisa.

Además, este nuevo motor ha sido rebajado en casi sesenta kilos respecto al 2.0. Todo ello convierte a este pequeño diésel de cuatro cilindros con turbo en una pequeña y ligera joya mecánica que, salvo en el total de potencia, nada tiene que envidiar a su hermano mayor de 2.0 litros. Gracias a su agilidad, ligereza, menor peso, los detalles aerodinámicos y la nueva caja de cambios, el Civic 1.6 acredita un consumo de sólo 3,7 litros cada 100 kilómetros. Un valor que, en una conducción real, se colocará en unos 4 litros reales de consumo medio. Y si queremos batir récords, podemos acudir al sistema ECO de gestión electrónica. Varía desde la respuesta del acelerador hasta el régimen máximo del motor, pasando por el control del climatizador. Con todo ello se consigue la máxima eficiencia y, por tanto, el mínimo consumo.

Al segmento C, al que pertenecen por ejemplo, el Golf, el A3 o el León, le ha salido un competidor muy duro, ya que el Honda Civic 1.6 es un coche con un marcado estilo japonés, con diseño europeo y fabricado en Gran Bretaña. Una combinación con mucho futuro.