El Gobierno luso aprueba intervenir la TAP para evitar una huelga masiva

El Gobierno luso aprobó hoy en consejo de ministros la “intervención civil” de la aerolínea TAP, medida extraordinaria que no se aplicaba desde 2005 y con la que se pretende impedir que la huelga convocada para finales de año deje sin servicio a la compañía.

El ministro de Economía, António Pires de Lima, justificó esta postura por el elevado número de emigrantes portugueses que depende de la TAP para regresar a su país por Navidades, así como por los perjuicios para el sector turístico, que sufriría “un daño en términos de imagen irreparable”.

En términos prácticos, el recurso a la “intervención civil” supondrá que el 70 % de los empleados del grupo estén obligados a presentarse en su puesto de trabajo, bajo castigo penal si deciden no hacerlo, de acuerdo con la información facilitada por el Ejecutivo.